Zimbabue pone en circulación su billete de mayor valor

Los resultados de la hiperinflación implican que este billete equivalga a unos 6 pesos mexicanos
Fuente: Especial

La semana pasada, Zimbabue decidió sacar a circulación un nuevo billete de 50 dólares, el mayor en denominación. Sin embargo, este billete equivale en el mercado oficial a 60 centavos de dólar estadounidense, unos 11 pesos mexicanos.

Este billete hace recordar a la hiperinflación desatada en el país del sur de África hace más de 10 años, cuando el alza en los precios se volvió incontrolable. Este billete no puede comprar una hogaza de pan por sí mismo, por ejemplo. Para comprar una cerveza, se necesitan tres de estos billetes.

El nuevo billete de 50 dólares de Zimbabue equivaldría en el mercado negro de divisas a solo 0.35 dólares estadounidenses, unos 6 pesos mexicanos.

Así será el nuevo billete || Fuente: Especial

En 2020, la tasa de inflación de Zimbabue superó el 800% anual, aunque la última lectura fue de 106% durante junio.

¿Por qué es relevante?

La existencia de políticas monetarias como en Zimbabue o Venezuela, que tienen tasas de inflación insólitas debe hacernos reflexionar sobre la postura de crear más dinero como solución de ciertos problemas económicos.

En este sentido, la emisión monetaria sin control ni respaldo está creando problemas de confianza sobre las monedas nacionales y además erosionando la capacidad de compra de los ciudadanos atrapados en estos marcos monetarios. Ya en 2009, Zimbabue alcanzó una hiperinflacíon de cinco millones en puntos porcentuales, razón por la cual recurrieron al uso del dólar estadounidense, hasta la vuelta de su moneda en febrero de 2019.

Billete de un trillón de dólares de Zimbabue, recuerdo de la hiperinflación de hace doce años || Fuente: Especial

¿Cómo me afectaría una inflación del 800%?

En México, nuestra inflación tiene una meta de 3% anual, y la última lectura resultó en 5.88%. Si tuviéramos una inflación del 800%, los precios de las cosas se multiplicarían por 8 de un año a otro, sin que los sueldos hayan subido.

Es decir, tu dinero podría comprar una octava parte de lo que compraba hace un año debido a que el banco central imprimió más, haciendo que el que tenías ahorrado o el que ganas valga menos.

SIgue Oink Oink para más novedades.

Publicidad