Trump tendría 900 mdd en préstamos vencidos en su segundo mandato si es reelegido

Tendría que devolver los préstamos de su hotel en Washington, su campo de golf en Miami y su torre en Chicago
Imagen: pixabay

Independientemente que Donald Trump gane las elecciones o no, los prestamistas esperarán que sus empresas paguen aproximadamente 900 millones de dólares en los próximos cuatro años, un calendario alarmantemente acelerado que implica más del doble de la deuda que el presidente indicó anteriormente. Para salir ileso, es probable que Trump tenga que participar en una serie de transacciones de alto riesgo y mucho dinero, acuerdos que podrían producir posiblemente los conflictos de intereses más grandes que los que un presidente estadounidense haya tenido que enfrentar.

Imagen: Unsplash

Aproximadamente la mitad de la deuda que vence desde principios de 2021 hasta fines de 2024 está asegurada con activos que el presidente y sus hijos poseen directamente.

¿Por qué debe tanto Trump?

Tendría que devolver los préstamos de su hotel en Washington, D.C., su campo de golf en Miami y su torre en Chicago. También tendrá que arreglar la deuda contra Trump Tower y Trump Plaza en la ciudad de Nueva York.

El resto de los préstamos se mantienen contra 1290 Avenue of the Americas en Manhattan y 555 California Street en San Francisco, edificios de oficinas en los que el presidente tiene una participación de sociedad limitada del 30%. Actualmente, esas propiedades tienen una deuda combinada de 1.5 mil millones de dólares en su contra, y la participación indirecta de Trump en sus pasivos suma un estimado de 447 millones de dólares.

Sin embargo, como socio limitado, presumiblemente tiene menos control sobre esas obligaciones, así como cierta protección si las propiedades no pagan sus préstamos.

“Usted sabe lo que significa limitado, limitado en cuanto a responsabilidad”, explicó Trump en una entrevista de 2015 con Forbes, y agregó: “Donde eso es bueno es en los malos tiempos. Si el mundo se derrumba, no soy responsable de aportar dinero”.

Los préstamos siguen teniendo un efecto enorme en sus negocios. Los intereses de Trump en 555 California Street y 1290 Avenue of the Americas son las dos participaciones más valiosas de toda su cartera. La cantidad de dinero que puede extraer de ellos depende en gran medida de la cantidad de deuda que tienen. En este momento, el rascacielos de California está gravado con un préstamo de aproximadamente 541 millones de dólares, que vence en septiembre de 2021. Es el primero de una serie de préstamos que vencen en el segundo mandato de Trump. El socio comercial del presidente, Vornado Realty Trust, que cotiza en bolsa, posee el otro 70% del edificio y está a cargo de la propiedad. Actualmente está considerando qué hacer con la deuda, tras haber anunciado en junio que estaba considerando recapitalizar el edificio.

Imagen: Especial

Si Vornado decide vender, probablemente tendrá que hacer un gran descuento. Después de todo, los inversores no están precisamente clamando por hacer grandes apuestas en el espacio de oficinas en estos días. El conflicto potencial: tal vez alguien estaría interesado en pagar un dólar alto si eso significara empujar una gran suma de dinero hacia el presidente de los Estados Unidos. Si Vornado, en cambio, decide refinanciar, es posible que no pueda asegurar la tasación deseada. Por otro lado, los grandes bancos podrían estar ansiosos por ayudar al presidente a extraer una fortuna de la propiedad.

Ese mismo tipo de preguntas probablemente complicarían la toma de decisiones sobre cada préstamo que vence en la cartera del presidente. Aproximadamente un año después del vencimiento de la deuda contra 555 California Street, el préstamo contra la Trump Tower vence el 6 de septiembre de 2022. El presidente pidió prestados por 100 millones de dólares contra esa propiedad en 2012, y ha estado pagando solo intereses desde luego. Pero aproximadamente dos años después de su posible segundo mandato, sus prestamistas esperarán 100 millones de dólares nuevos.

En noviembre de 2022, un par de meses después, el préstamo contra el 1290 de Avenue of the Americas vencerá. La participación indirecta de Trump en ese préstamo, que asciende a 285 millones de dólares, parece ser el mayor pasivo en la cartera del presidente. Suponiendo que todo vaya bien, el imperio de Trump habrá reelaborado una deuda por un valor estimado de 547 millones de dólares para cuando pague ese préstamo.

¿Qué debe decidir Trump?

Pero ahí es cuando las cosas se pondrán realmente complicadas. Para 2023, la Organización Trump tendrá que decidir qué hacer con las hipotecas de Deutsche Bank contra Trump National Doral, el resort de golf de Miami, que totalizan 125 millones de dólares. No será fácil vender la propiedad, ciertamente no por los 363 millones de dólares que Trump ha invertido en ella. Forbes estima que el lugar vale solo 153 millones de dólares hoy. Los prestamistas también podrían desconfiar de extender nuevas deudas allí, dado que la rentabilidad de Doral se desplomó después de que la política de Trump desanimó a muchos de los nororientales liberales que solían volar unos días para jugar golf.

A medida que Trump ingrese al último año completo de su segundo mandato, su situación financiera se volverá aún más tensa.

El primer hijo Eric Trump, que se ocupa de la gestión diaria del negocio mientras Donald Trump se desempeña como presidente, se mantiene positivo y emplea un poco de exageración trumpiana. “Seguimos muy poco apalancados y mantenemos niveles muy bajos de deuda”, dijo en un comunicado.

Mientras tanto, es posible que la liquidación ya esté en marcha. En total, refinanciar y vender los activos antes mencionados aparentemente liberaría cerca de 1 mil millones de dólares, suficiente para cubrir las inminentes deudas de Trump. Sin embargo, con cada nuevo trato, habría más preguntas sobre conflictos. ¿Un banco financió un determinado préstamo porque creía en la transacción o porque quería ganarse el favor de Trump? ¿Los compradores realmente querían poseer esas propiedades, o simplemente buscaban poner millones en el bolsillo del presidente?