Termoeléctricas usan combustible tan sucio que ni los barcos pueden usarlo

Cambiar gas natural por combustóleo en las termoeléctricas genera 16% más dióxido de carbono
Fuente: Unsplash

El combustóleo es un combustible tan sucio que la industria de las embarcaciones a nivel mundial prohibió su uso. Por otro lado, su utilización está en su nivel más alto en los últimos tres años en las termoeléctricas pertenecientes a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Como los barcos y cruceros tienen prohibido utilizar combustóleo, el almacenamiento local de Petróleos Mexicanos (Pemex) está a tope. Esto impide al gobierno federal alcanzar su meta de producción de gasolina, pues las refinerías deben realizar paros no programados.

Fuente: Unsplash

La solución que el gobierno encontró fue hacer que la CFE reemplazara el gas de ciclo combinado en sus termoeléctricas por combustóleo. Los datos del gobierno indican que de marzo de 2020 a marzo de 2021, creció 50% de combustóleo, a más de 100 mil barriles diarios.

Históricamente, ha sido más barato para México exportar el crudo que produce, pesado en su mayoría, para recibir a cambio gasolina refinada a base de crudo ligero y superligero, que es del que menos existencias tiene nuestro país.

Fuente: Pixabay

Pemex produce tanto combustóleo como gasolina en sus refinerías de forma no intencionada debido a que estas carecen de la tecnología para separar los combustibles más limpios de las sobras al transformar el crudo en gasolina. De este modo, las refinerías mexicanas producen combustóleo que no hay a quien vender.

Cálculos de Bloomberg indican que cambiar el gas natural a combustóleo en las termoeléctricas genera 16% más de dióxido de carbono.

Se estima que hay altos niveles de ozono en el aire que podrían ser de 7 a 20 veces más altas este año, lo que podría orillar a la industria a limitar sus emisiones de carbono.

Publicidad