Sembrando Vida podría haber ocasionado pérdidas de 72 mil hectáreas de bosques: WRI

Un estudio apunta que a partir de 2019 se registran pérdidas anormales de bosques en municipios donde se aplica el programa
Fuente: Pixabay

El Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés), dentro de su informe “Análisis de los impactos en las coberturas forestales y potencial de mitigación de las parcelas del programa Sembrando Vida implementadas en 2019″, arroja que podrían haberse perdido más de 72 mil hectáreas de bosque gracias al programa.

Sembrando Vida es uno de los diez programas prioritarios del gobierno federal, que tiene como clientela a más de 400 mil campesinos en 20 estados de México, y que cuenta con uno de los mayores presupuestos en un programa de desarrollo rural:

  • 2019: 15 mil millones de pesos
  • 2020: 27.5 mil millones de pesos
  • 2021: 27 mil millones

Fuente: Pixabay

En el informe, se indica que se han perdido 72 mil 830 hectáreas de bosques en los municipios donde se implementó el programa Sembrando Vida. 22 municipios del país concentran pérdidas de 50 mil 981 hectáreas, o 70% del total, además que se han perdido zonas de bosques en zonas vulnerables al cambio climático en Chiapas, Tabasco, Veracruz, Yucatán, Quintana Roo o Campeche.

El estudio concluye que el programa no tiene como objetivo la restauración forestal, ni la reforestación, pues los objetivos específicos del programa son aumentar los ingresos percibidos en localidades rurales.

Imagen: @bienestarmx (Twitter)

El WRI comparó la pérdida de bosques a través del sistema de monitoreo satelital del Global Forest Watch en 2019, contra las pérdidas promedio de los últimos cinco años, identificando una pérdida adicional a la normal. El instituto no busca evaluar el programa, sino monitorear indicadores ambientales para dar seguimiento a avances del programa en cuanto a restauración de bosques, captura de carbono y recuperación de suelos.

Por otro lado, no olvidemos que el programa genera incentivos perversos al ofrecer dinero a personas a cambio de estar dentro, por lo que muchas personas deforestan para que les paguen después por plantar árboles, que en muchos casos no coinciden con la biodiversidad de la zona.

Publicidad