¿Qué pasa si el Banxico NO sube la tasa de interés?

Spoiler: el peso se depreciaría y los precios subirían aún más rápido
Las políticas de dinero barato afectarían el poder adquisitivo de los mexicanos || Fuente: Oink Oink

Ayer, el Banco de México (Banxico) decidió subir en 50 puntos la tasa de interés de referencia, que quedó en 7.00%. Para entender las implicaciones de política monetaria, es importante que hagamos un ejercicio mental en el que nos planteemos lo que pasa si no suben las tasas de interés.

Ya el día de ayer te contamos sobre el significado del alza de tasas. Hoy, lo que debemos recordarte es la autonomía del Banxico, que significa que ninguna autoridad del gobierno debe dictarle las decisiones que se tomen, y que la tasa de interés es una herramienta que sirve para controlar el precio del dinero a fin de hacer frente a la inflación. Es decir, la política monetaria no es un éxito ni fracaso atribuible al presidente ni al gobierno federal, sino a la Junta de Gobierno del Banxico.

En este sentido, debemos recordar que la inflación está fuera de los rangos objetivo del Banco de México desde marzo de 2021, cuando se situó en 4.7%, hasta llegar al 7.68% del pasado abril del 2022. Para actuar ante la creciente inflación, el Banxico comenzó a actuar en junio de 2021, subiendo la tasa a 4.25%, desde un 4%, y desde entonces, hila ocho sesiones subiendo la tasa, que ayer se posicionó en 7.00%. Es decir, México inició su ciclo de alza de tasas con nueve meses de antelación a Estados Unidos.

Las políticas de dinero barato afectarían el poder adquisitivo de los mexicanos || Fuente: Oink Oink

¿Qué pasa si el Banxico no sube las tasas?

Si no hubiera iniciado el ciclo de alza de tasas, habría una serie de consecuencias interesantes:

  • Habría dinero barato, lo que significa que las personas, empresas y el gobierno podrían seguir recurriendo a créditos en tasas de interés accesibles.
  • Sin embargo, más crédito y dinero en circulación diluye el poder adquisitivo de la moneda. 
  • Esa inflación se conjugaría con los shocks de la oferta que vivimos, como la crisis de semiconductores y de la cadena de suministros, además de la guerra en Ucrania. Como estos shocks afectan al componente no subyacente de la inflación; es decir, alimentos y energéticos, el alza de tasas no logra atajar la variación de precios. Sin embargo, al no actuar se conjugarían ambos elementos. Con ello, los precios subirían a un ritmo aún más elevado.
  • A diferencia de Estados Unidos, que inició nueve meses después que México a subir sus tasas, mantener el referencial bajo en nuestro país crearía desconfianza en los inversionistas. 

Aunque alimentos y energéticos no responden al alza de tasas, no subirlas incrementaría más rápido su precio || Fuente: Especial

  • Con tasas bajas e inflación alta, México no sería un país atractivo para invertir, y se registrarían aún mayores corridas de inversiones en bonos del gobierno. En este sentido, a México le conviene más tener tasas altas para mantener la inversión en el sector público. Es decir, se necesita que los inversionistas reciban un premio mayor por invertir en bonos del gobierno mexicano al ser un país de mayor riesgo que por ejemplo Estados Unidos.
  • Las corridas de capital y la desconfianza harían que el tipo de cambio se depreciara. El alza en las tasas de interés ayuda a entender la fortaleza reciente del peso mexicano, pues mientras tanto, el dólar se mantuvo débil con su política de tasas cercanas a cero. Por otro lado, el ciclo de alzas de la Reserva Federal está fortaleciendo nuevamente al dólar. Por eso, el Banxico le sigue el paso y sostiene su alza de tasas.

Los ejemplos de países que no subieron sus tasas abundan: Turquía tuvo una inflación el pasado abril del 10%, mientras que Argentina tuvo una del 58% a tasa anual. Con estas premisas, la inflación de México, que es menor a la estadounidense, no deja de ser un recordatorio del manejo en materia de política monetaria que hemos llevado.

Te invitamos a seguir los canales oficiales de Oink Oink.

ANUNCIO