¿Qué es y cómo funciona el sistema financiero mexicano?

El sistema financiero nos permite tener expectativas normativas claras sobre productos como créditos, inversiones, seguros o planes para el retiro
Fuente: Pixabay

El Sistema Financiero Mexicano compone a una serie de entidades que permite que los recursos destinados al crédito o la inversión sean destinados a donde deben llegar. Te contamos qué es y cómo funciona.

Sector financiero mexicano: ¿Cómo se compone?

El Sistema Financiero Mexicano es regulado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), y se apoya en dependencias como la la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) o el Banco de México (Banxico).

El Banxico, la SHCP y la CNBV vigilan el funcionamiento del sistema financiero || Fuente: Especial

Es decir, estas instituciones ofrecen marcos legales e institucionales que establecen los derechos y obligaciones de los involucrados en operaciones financieras. Por ejemplo, la CNBV regula y observa el comportamiento de las instituciones que conforman al sistema financiero, a saber:

  • El sector bancario
  • El sector bursátil, que incluye a inversionistas y casas de bolsa
  • El sector de intermediarios financieros no bancarios, donde se incluyen arrendadoras, casas de cambio o factoraje
  • Sector de seguros y finanzas
  • Sector de pensiones, donde se incluyen las Afores, y además las Sofipos y las Socaps.

Múltiples instituciones conforman este sistema || Fuente: Pixabay

¿Cómo funciona?

En suma, quienes tienen dinero y no lo necesitan en el corto plazo para hacer compras o pagar sus deudas, pueden aportarlo al sistema financiero a cambio de un premio, que es el interés que pagan las inversiones por renunciar a tu consumo en el presente.

También ayuda a que las personas e instituciones consigan financiamiento presente a través de un crédito que pagarán a cierto plazo y mediante un plan de pagos, donde se incluye el costo por obtener el dinero de forma inmediata, la tasa de interés.

Es decir, el sistema financiero mexicano ayuda a que las expectativas y necesidades de ahorradores, deudores e inversionistas confluyan a través de distintas instituciones que hacen más sencillo y confiable el uso del dinero.

El sistema financiero te ofrece la confianza que no puede ofrecerte un crédito a cuentagotas, que sí hace una tarjeta bancaria || Fuente: Pixabay

Tener un sistema financiero implica la despersonalización de expectativas en cuanto al uso del dinero, pues ahora recaen en instituciones concretas que ejecutan nuestras órdenes, y en organismos gubernamentales que regulan que no haya actos de corrupción, como el lavado de dinero o el incumplimiento de contrato por parte de cualquier parte. Así, el sistema financiero nos otorga confianza, como la que no nos pueden otorgar esquemas en los que dependemos de otras personas cuyas operaciones no son legalmente vigiladas (por ejemplo, en las tandas).

No olvides seguir Oink Oink para más actualizaciones.

Publicidad