¿Por qué a México le conviene importar antes que refinar petróleo?

Pemex TRI, la encargada de refinación y petroquímica tiene pérdidas por 43 mil 993 mdp; las refinerías producen 136.8% menos que el año pasado
Imagen: Especial

Pemex TRI, la encargada de refinación y petroquímica con pérdidas brutas por 43 mil 993 millones de pesos en el primer semestre del 2020, que equivalen a un margen bruto del -16%, y a uno operativo del -28%. Por ello es importante explicar porqué las refinerías no son negocio.

¿Qué tipo de petróleo produce México?

Quizá hayas oído a tu tío que votó por el gobierno decir que no tiene sentido tener un árbol de naranjas y terminar comprándole jugo de naranja al vecino, para hacer una analogía con la importación. Lo cierto es que la analogía correcta sería que tienes un árbol de naranjas y le compras en realidad jugo de toronja.

El problema de fondo es que no todo el petróleo tiene las mismas características. Por ello, no todos los petróleos sirven para lo mismo. Así, tenemos crudo pesado, ligero y superligero. Los crudos ligero y superligero son los que se usan para refinación, pues producen gasolina baja en plomo.  Sin embargo, estos últimos son de los que menos produce México.

De acuerdo con el último reporte de Pemex, en promedio diario, se extrajo un millón de barriles en crudo pesado44 mil 200 en barriles de crudo ligero, y 145 mil barriles de crudo superligero.

Con esto en mente, el petróleo pesado que vendía México era un negocio porque no se gastaban valiosos recursos para refinarlo, pues su finalidad no es esa. El crudo pesado tiene otros usos en la industria, y el principal cliente del petróleo mexicano solía ser Estados Unidos. Estas ventas dejaban ganancias antes que pérdidas a Pemex.

Imagen: Especial

¿Qué pasa con la refinación?

Este 2020, las refinerías están produciendo 136.8% menos que el año pasado, y además operan con pérdidas. Sin embargo, el gobierno insiste en invertir en ellas.

Es importante notar que las gasolinas importadas se hacen con crudo ligero, del cual México no tiene las reservas disponibles para cubrir la demanda total.

Pretender refinar crudo pesado, que es la mayoría del crudo que produce el país, supondría encarecer el proceso de refinación. Además daría al consumidor final una gasolina alta en plomo, que además es altamente contaminante. Por si fuera poco, este proceso otorga un menor volumen de gasolina.

Luego, el señor Presidente prometió acabar con la importación de combustibles, y para ello busca rehabilitar las refinerías. La paradoja es que para alimentar a las refinerías debe importar petróleo ligero (como ha venido haciendo), y con ello, incumpliría su absurda propuesta de producir todo en México.

En resumen, el petróleo mexicano no cuenta con las características idóneas para ser refinado, lo cual implica grandes pérdidas para Pemex, que se traducen en pérdidas en el presupuesto público, que también son pérdidas para ti.

El “valor agregado” que tanto dicen antes que ganancias deja pérdidas, pues el negocio histórico para México era exportar el crudo e importar gasolinas (siendo operativamente más barato, pues esto no deja pérdidas notorias).