Pérdidas de Pemex ascienden a 101 aviones presidenciales

A lo largo de 2020, la empresa ha reducido su rentabilidad y tiene problemas de transparencia
Imagen: Especial

Ana Lilia Moreno, de la organización México Evalúa, señala que, de acuerdo a los dos reportes trimestrales otorgados por Petróleos  Mexicanos (Pemex), de enero a junio, la empresa registra pérdidas por 606 mil 587 millones de pesos.

Este monto supone que la empresa a mitad del año se gastó ya el 77% del presupuesto anual total para el 2020, o que se llevó el 3.3% del Producto Interno Bruto (PIB). De este modo, si el suntuoso avión presidencial cuesta 6 mil millones de pesos, esta pérdida en la primera mitad del año asciende a 101 aviones presidenciales.

Además, la rentabilidad de la empresa cayó de un 15% en 2019 a un 0.13% en la primera mitad de 2020, lo que además supone un deterioro en la capacidad de operación y de cumplir obligaciones.

Además de todo, Moreno acusa a Pemex de no tener óptimas prácticas de transparencia, basándose en el Índice de Transparencia Corporativa para Pemex y CFE, pues además la información no está correctamente sustentada, o está incompleta.

Así, con el afán del gobierno actual de pretender convertir a Pemex en palanca de desarrollo para el país, brindando desde el gobierno impuestos y recursos extraordinarios para la paraestatal, no se ha logrado incrementar su rentabilidad, productividad o valor patrimonial.

Imagen: Especial

Bajo las creencias de este gobierno, se está privilegiando la producción petrolera en un 99% por Pemex misma, mientras que solo el 1% se lleva a cabo con empresas privadas. No obstante, esta cifra no coincide con la de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, que señalan que la producción petrolera en empresas privadas es del 3%.

Además, Pemex TRI, que es la subsidiaria encargada de refinación y petroquímica, reportó pérdidas brutas por 43 mil 993 millones de pesos el primer semestre de 2020, dato que contrasta con lo reportado en conferencia de prensa por Pemex, donde celebraba un aumento por mejor desempeño de las refinerías.

Por último, se destaca que Pemex tiene deudas a corto plazo por 263 mil 766 millones de pesos, que no se ha clarificado cómo se van a pagar, pues la empresa cuenta con un flujo de efectivo negativo por 37 mil 882 millones de pesos.

Aunque parezca que no es menor que Pemex mienta en sus cifras y datos, Moreno indica que podría haber consecuencias como la pérdida de valor en instrumentos financieros, o demandas en acciones colectivas por inversionistas afectados, que podría obligar al Estado mexicano a pagar sumas millonarias a quienes se quejen.