¿Los privados que producen energía eléctrica en México reciben subsidios?

Los privados pueden surtirse de energía gracias a un modelo de generación anterior a la reforma de EPN
Fuente: Captura de pantalla

Una de las críticas que se hacen desde el poder a las energías limpias, es que las empresas del sector privado, reciben subsidios. Te decimos qué hay de cierto.

El relato del poder

El presidente Andrés Manuel López Obrador indica que el pago por kilowatt hora que hacen compañías como Walmart, Oxxo o Bimbo es menor a la mitad del costo por la misma energía para los domicilios que no reciben subsidios. De este modo, el presidente dice que las compañías engañaron con que el subsidio es para el consumidor, pero en realidad se va a las corporaciones.

Fuente: Pixabay

Según el presidente, el subsidio recibido se da por las plantas de autoabasto con las que cuentan estas corporaciones.

¿Hay subsidios en la energía?

Lo que el presidente no dice es que estas empresas tienen sus propios esquemas de generación de energía, al amparo de la Ley del Servicio Público de Energía, que es anterior a la Reforma Energética del gobierno de Peña Nieto (Data del sexenio de Salinas de Gortari, y fue derogada con la segunda). Estos esquemas sobreviven (pero tienen fecha de vencimiento) a pesar de que la ley anterior ya no es vigente, y por eso se les llama contratos legados.

Sin embargo, estas firmas tienen energía más barata porque la pagan a generadoras más baratas que las que vende al consumidor la Comisión Federal de Electricidad, pagando transmisión y distribución.

Fuente: Pixabay

Quienes usan renovables, que son más baratas, y tienen permisos, pagan menos dinero en transmisión porque ya invirtieron cantidades millonarias en la red de transmisión, que le donaron a la CFE con la condición de mantener estos contratos. El modelo de autoabastecimiento terminó con la reforma de EPN, y sólo se respeta la vigencia de los permisos anteriormente adquiridos.

De este modo, haber hecho esta inversión hace a las empresas tener un trato preferencial en los precios. En este sentido, lo que debería indignar no es que estas firmas tengan precios preferenciales, sino el porqué a los consumidores nos obligan a consumir energía sucia y más costosa en un monopolio público.

Incluso deberíamos cuestionar el porqué la distribución y venta no se abre al usuario final. En monopolio, como el que tiene la CFE, no hay competencia ni incentivos para bajar los precios. Los costos de distribución, en este sentido, no son absorbidos por quienes producen la energía, porque esa facultad la tiene aún la CFE en calidad de monopolio.

Fuente: Pixabay

Mientras que la reforma eléctrica del presidente fue cancelada, no deja de llamar la atención que han estado bloqueando permisos a las energías renovables de privados, que permitirían hacer más baratos los costos de operación de la CFE. En su lugar, el poder prefiere el combustóleo, cuya electricidad es ocho veces más costosa que la energía eólica, sin contar que es más sucia. 

Sigue Oink Oink para más novedades.

Publicidad