La nueva reforma eléctrica te afectará, te explicamos porqué

¿Sabías que la CFE es el productor de electricidad más costoso del mercado?
Fuente: Pixabay

El pasado viernes 1 de octubre, el presidente López Obrador envió una reforma al Congreso para nacionalizar el litio y otorgarle mayor predominancia a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en el mercado eléctrico. En esta nota te explicamos porqué esta medida te afecta.

El gobierno Federal propone que la CFE obtenga un 54% de la participación en el mercado energético, con lo que se restringiría la participación de los privados.

El problema más grande es que la CFE es el productor de electricidad más costoso del mercado, pues mientras que los privados tienen un precio promedio de 401 pesos por Megawatt-hora (MWh), el precio promedio de la CFE es de 1413 pesos por MWh (cálculo del Instituto Mexicano para la Competitividad, con base en datos de la Comisión Reguladora de Energía), lo que los hace un 252% más costosos que los privados.

La CFE es el participante más costoso (y contaminante) del mercado || Fuente: Pixabay

Con la anterior reforma energética, la CFE quedó obligada a comprar a los productores privados de energía eléctrica al mejor precio posible a través de subastas; posteriormente, la CFE distribuye la energía a los hogares mexicanos (que quedan atados a una misma tarifa a falta de competencia en este otro mercado).

Curiosamente, estas 239 empresas que ofrecen energía eólica y solar son referidas por el régimen como monopolios (son distintas firmas y operan compitiendo: un monopolio se compone por una empresa única que no compite), cuando en los hechos están consolidando un verdadero monopolio, la CFE.  Actualmente, la CFE aporta el 38% de la energía, de acuerdo con datos expresados en la reforma. Es decir, para llegar al 54% de generación que propone la reforma eléctrica, la CFE deberá usar plantas viejas, aumentando la contaminación y el riesgo de apagones.

Reducir la competencia encarece tu recibo eléctrico y traslada costos de las empresas hacia ti || Fuente: Especial

Es decir, al operar la CFE usando en su mayoría sus plantas, no estarían usando la oferta más barata disponible en el mercado, con lo que aunque tú no puedas contratar a los generadores privados, el costo de producción para la empresa subirá, y con ello, el precio final que terminas pagando tú. Y no se acaba con la tarifa doméstica, las empresas privadas también serán afectadas, y con ello, sus productos y servicios subirán de precio.

De hecho, las termoeléctricas, una de las fuentes principales de energía de la CFE, operan con combustóleo y gas. Si el gas está subiendo de precio para los hogares y empresas, también para las termoeléctricas, y Pemex debe importarlo a un precio cada vez mayor para alimentarlas y producir electricidad. 

El régimen quiere limitar la generación de energías limpias en manos de generadores privados || Fuente: Pixabay

La reforma eléctrica también busca que la CFE no sea un participante más en el mercado eléctrico, sino que se convierta en prácticamente la totalidad de este sector. En la reforma se incluye la cancelación de permisos para generadores privados, desde pequeños paneles solares hasta grandes plantas. También se incluyen en la reforma elementos de discrecionalidad, en los que la CFE podría poner a placer tarifas eléctricas (y con ello, poner tarifas baratas en un lugar a costa de encarecerlas en otro).

En la reforma también se contempla eliminar a la Comisión Reguladora de Energía (CRE), con lo que se afectarían los mercados de combustibles, gasolinas y de electricidad. Paradójicamente, en la propuesta de reforma denuncian que falta un organismo de Estado que equilibre el precio de la electricidad, siendo que la CRE tiene esa función. También sabemos que en la reforma se incluye la eliminación de la figura de “empresa productiva del Estado” por “organismo del Estado”.

Sigue Oink Oink para más novedades.

Publicidad