Greenpeace obtiene suspensión contra Programa Sectorial de Energía 2020-2024

La Sener y los organismos responsables de aplicar el contenido del plan. CFE incluida, deben suspender su cumplimiento
Imagen: Pixabay

Greenpeace obtuvo de nueva cuenta una suspensión provisional mediante un amparo contra un ordenamiento energético: el Programa Sectorial de Energía (Prosener) 2020-2024, publicado por la Secretaría de Energía (Sener).

Estos son los detalles legales

Este amparo cuenta con el número de expediente 372/2020, y fue otorgado por Juan Pablo Gómez Fierro, juez Segundo de Distrito en Materia Administrativa, Especializado en Competencia Económica, Radiodifusión y Telecomunicaciones.

Esto significa que la Sener y todos los organismos públicos responsables de aplicar el contenido del plan, incluida la Comisión Federal de Electricidad (CFE), deban evitar seguir las metas y estrategias establecidas en el Prosener 2020-2024, publicado en el Diario Oficial de la Federación, el pasado 8 de julio.

¿Qué pasará mientras se decide el juicio?

Mientras el juez del asunto decide su fallo, los puntos y consecuencias del Prosener 2020-2024 quedarán suspendidos. Sin embargo, para evitar un vacío normativo las autoridades competentes deben aplicar las normas vigentes antes de la publicación del programa suspendido.

La demanda se basa en el reclamo sobre la violación de los derechos humanos a un medio ambiente saludable, de protección a la salud, de suministro de energía eléctrica a partir de energías renovables, así como el derecho a la legalidad.

Imagen: Unsplash

Como parte de este proceso, el juez determinó las 11:40 am del 17 de septiembre como fecha y hora de la nueva audiencia incidental para decidir si se mantiene la suspensión provisional en tanto dura el juicio en el expediente principal.

¿Cuál es la postura de Greenpeace frente al Prosener 2020-2024?

Al respecto, Luis Miguel Cano, asesor legal de la Organización Mexicana Greenpeace, indicó que la organización ha presentado un amparo contra el Prosener 2020-2024, pues se trata de una apuesta por el uso de combustibles fósiles. Además, desvía recursos públicos que podrían usarse para atender el cambio climático, condicionando además la transición energética y el uso de energías renovables.

Durante este año, Greenpeace obtuvo la suspensión contra la política de confiabilidad energética que ponderaba el uso de energía fósil. Esta obligación entrará en vigor antes de que el Tribunal de Competencia y Telecomunicaciones se pronuncie sobre la protección presentada.