Gobierno de México no permitirá a sector privado vender vacuna Covid-19

El presidente ya reconoció que los refrescos llegan a rincones donde la medicina pública no lo hace, ¿cuál es el problema?
Imagen: Pixabay

Durante esta semana, el Subsecretario Hugo López Gatell indicó que la vacuna contra el Covid-19 no podrá ser comercializada por el sector privado.

López-Gatell señala que se trata de un asunto de interés público general, de Estado. Y como está en el marco de un contexto de seguridad nacional, no puede abrirse al mercado privado, considera.

Esta declaración se realiza en el marco del anuncio del esquema de vacunación, a iniciar este mes, y con fecha de finalización de marzo de 2022. En este sentido, la vacuna contra el Covid-19 será gratuita y universal, de acuerdo con el subsecretario.

López Gatell considera que abrir la vacuna al mercado privado dispersaría un operativo estratégico del gobierno, y privilegiaría las dinámicas de mercado en el que cada persona decide quién se vacuna.

Imagen: Humans Are Free

¿Por qué debería haber una distribución privada de la vacuna?

Sin embargo, esto podría significar una violación de los derechos humanos, sobre todo si las personas pueden recurrir a pagar sus propias vacunas en vez de esperar a que les toque su turno.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ya ha reconocido que la Coca-Cola o Sabritas tienen una mayor cobertura en México que las medicinas del sector público. El problema es que no entiende cuál es el mecanismo que asegura que esto pase: el sistema de precios del mercado privado, que le genera ganancias a estas empresas es el que asegura el abasto de Coca-Cola en el rincón más recóndito de las sierras mexicanas.

Por el contrario, la medicina pública no tiene estos incentivos, pues si no satisface a los derechohabientes, o en este caso, a todos los mexicanos de forma eficiente, no tendrá pérdidas ni ganancias.

Si bien es necesario que haya vacunas para quien no puede pagarlas, un mercado privado puede aligerar la carga del sector público, que se puso la tarea de terminar de vacunar en poco más de año y medio y con una estrategia deficiente.

Publicidad