Gas Bienestar: ¿Ayudará a bajar los precios?

México importa 84% del gas que consume, y el precio del gas en los mercados internacionales ha subido más del 48%
Fuente: Especial

El pasado miércoles 07 de julio, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) indicó que no descarta controlar los precios del gas, y además anunció la creación de una empresa estatal que entre a competir en este mercado, Gas Bienestar.

Aunque la propuesta es que Gas Bienestar ayude a bajar los precios, lo cierto es que toda idea económica debe pasarse por los datos y la teoría. Por otro lado, la propuesta no ha sido aprobada por ninguna legislación ni presupuesto. Sirvan estas líneas como un ejercicio de imaginación teórica sobre un proyecto que aún no tiene respaldo legislativo.

El presidente propone la creación de una empresa estatal que venda gas || Fuente: Gobierno Federal

¿De dónde viene el gas LP que consumimos?

Actualmente, Petróleos Mexicanos (Pemex) cuenta con participación en la producción e importación de Gas LP, pero no tiene participación en la venta el público. Sin embargo, el gas que consumimos proviene únicamente en 16% de Pemex., el otro 84% es importado.

Esto quiere decir que el precio del gas no se fija a placer de las autoridades mexicanas, sino que depende de los mercados mundiales. En lo que va del año, los precios del gas Mont Belviu acumulan un alza por el 48.8%.

El precio del gas viene subiendo debido al alza de los precios internacionales del petróleo, que a lo largo del año llevan aumentos del 47% desde enero. Los aumentos en las alzas son absorbidas por los importadores y distribuidores, luego los comercializadores, y por último, por los consumidores.

México importa 84% del gas que consume, y el precio del gas en los mercados internacionales ha subido más del 48% || Fuente: Pixabay

¿Gas Bienestar ayudará a que bajen los precios?

Para que los precios al consumidor bajen teniendo una empresa como Gas Bienestar, haría falta que México importe gas a sobreprecio y luego lo venda con pérdidas a nosotros.

Luego, esas pérdidas se convierten en deuda o costos adicionales para el gobierno mexicano, pues además una empresa de esta naturaleza también tiene costos de operación que recaen sobre los contribuyentes. Es decir, subsidiar el gas no baja los precios, los esconde y reaparecen en el presupuesto de egresos de la Federación.

¿Ayuda en algo poner precios máximos?

El presidente AMLO también amagó con poner precios máximos. Es decir, poner un tope al precio del gas para que ya no suba. ¿Suena bien? No tanto: si los precios no reflejan las condiciones de oferta y demanda, el gas será comprado a precios más baratos sin que haya señales de mercado (como subir los precios) que den pistas de que es necesario producir o importar más.

Los precios máximos tienen consecuencias económicas no deseadas || Fuente: Especial

Es decir, los precios máximos no son regulaciones para que no suba el precio del gas: son políticas para que ya no se pueda conseguir gas, sobre todo en el caso de que sean impuestos a empresas no gubernamentales y que operan sin subsidios.

¿Habría más competencia económica?

La Cofece indicó en 2018 en su estudio “Transición hacia mercados competidos de Energía: Gas LP 1” que en México hay una concentración de mercado entre un grupo reducido de empresas, y exhortó a tomar medidas para regular los mercados, medidas que no han sido implementadas por el gobierno.

Estas recomendaciones fueron vender gas LP en tiendas de autoservicio, distribuir gas a poblaciones vulnerables en almacenes de Diconsa mediante licitaciones públicas para conseguir mejores precios y servicios, desarrollar incentivos presupuestales para sustituir el gas LP por gas natural, o eliminar obstáculos normativos para instalar plantas de distribución.

En este sentido, las medidas de la Cofece permitirían ofrecer una mayor oferta económica y competencia que una exclusiva empresa gubernamental que ofrece vender gas en pérdida. Incluso este factor introduce asimetría en los mercados, porque los otros vendedores no podrían vender a precios subsidiadios, hecho que merma su competitividad.

El presente texto no representa la postura ni de Oink Oink, sino de su autor.

Publicidad