¿Qué es la fuga de capitales y cómo nos afecta?

El dinero es fundamentalmente electrónico y se escapa más fácil de lo que creemos
Imagen: The Daily Star

De qué hablamos cuando hay “fuga de capitales“? En el imaginario social este término hace alusión a camiones de caudales llenos de dólares estacionados en aeropuertos esperando vuelos que lleven fronteras afuera los fajos de billetes, pero la realidad dista mucho de esa imagen. En la actualidad el dinero es fundamentalmente electrónico y se escapa más fácil de lo que creemos.

Qué es la fuga de capitales?

Lo primero a tener en cuenta es que la fuga de capitales no implica necesariamente operaciones ilegales. Muchos inversores particulares o institucionales y empresas fugan capitales de manera totalmente lícita, declarando los envíos de dinero al exterior, sin infringir normas y justificando esos envíos ante las autoridades pertinentes, menciona La Nación.

Imagen: Unsplash

La fuga no necesariamente implica el traspaso de las fronteras nacionales.

La fuga de capitales es cuando las divisas son retiradas del sistema financiero y, por lo tanto, de la órbita del Banco Central y los bancos comerciales del país afectado. Básicamente, se trata de dólares que salen del circuito económico.

Por ejemplo, la fuga de capitales por remisión de utilidades: Cuando una empresa multinacional obtiene ingresos en el país por la venta de un bien o servicio y luego cambia sus ganancias de pesos a dólares para girarlas a su casa matriz está fugando divisas.

Son dólares que se van del sistema financiero local. Esto ocurre en todos los países del mundo donde las multinacionales se establecen. En teoría, esos dólares que se van deberían ser compensados con otros que ingresan las multinacionales.

Fuga de capitales por atesoramiento

Cuando un inversor o empresa compra dólares para atesorarlos por fuera del sistema, guardarlos “debajo del colchón” o en una caja de seguridad, se están fugando divisas. Aunque no salgan del país, son dólares que dejan de estar a disposición del sistema bancario.

Fuga de capitales por pago de intereses de deuda externa

Cuando el Estado gira dinero a acreedores externos, incluidos el FMI y otros organismos internacionales de crédito, está sacando dólares de la plaza local. Puede discutirse si conceptualmente es una fuga, aunque los efectos dañinos para la economía local, en especial, cuando esos pagos aumentan su proporción sobre el PBI.

Se supone que esa fuga de dólares responde a un préstamo mucho más abultado recibido oportunamente. Sin embargo, la historia del capitalismo indica que los deudores terminan pagando en intereses mucho más que el capital obtenido en el acuerdo.

Por trabajar 8 horas ganarías más de 3 mil pesos (Imagen: Especial)

Fuga de capitales por turismo

Todo gasto de un turista en el exterior, ya sea en efectivo o con tarjeta de crédito, implica una fuga de divisas. Es dinero que se va para no volver. Hay quienes salen con todo el efectivo permitido para gastarlo en el exterior y quienes explotan la tarjeta de crédito hasta el tope permitido por el banco emisor del plástico.