Etiquetado de alimentos en México: ¿Por qué EE.UU., Canadá, y la UE quieren retrasarlo?

Solicitan un período de transición de dos años por estas razones
Imagen: Twitter @CerebrosG

Ahora Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá y Suiza, sitios de algunas de las mayores empresas de alimentos del mundo, presionan a México para que retrase las próximas advertencias sobre alimentos y bebidas, de acuerdo a un documento de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

¿Cuándo está programada la entrada del nuevo etiquetado?

La norma mexicana, programada para entrar en vigor en octubre, requerirá un etiquetado nutricional en la parte frontal del paquete que describa claramente los riesgos para la salud que se presentan cuando esos productos contienen un alto contenido de azúcares, calorías, sal y grasas saturadas.

Imagen: Twitter @raymundotenorio

¿Qué lugar ocupa México entre consumidores de alimentos procesados?

México, el mayor consumidor de alimentos procesados en América Latina y el cuarto más grande del mundo, ha batallado durante años con altas tasas de diabetes y obesidad, una crisis de salud que se ha visto agravada por el nuevo coronavirus.

Oaxaca hace historia contra la “comida chatarra”

El estado de Oaxaca prohibió la venta a niños de alimentos conocidos como comida chatarra y bebidas azucaradas, convirtiéndose en la primera entidad del país en legislar sobre el tema.

De acuerdo con las actas de la OMC de una reunión del 13 y 14 de mayo, publicadas el lunes, la delegación de Estados Unidos dijo que apoyaba el objetivo de salud pública de México, pero que estaba preocupada por la fecha de implementación y solicitó un período de transición de 2 años.

Imagen: Especial

Requisitos de etiquetado

La delegación suiza dijo que los cambios en los requisitos de etiquetado sumarán dificultades “en un momento en que los productores, importadores y minoristas están tratando de asegurar el suministro ininterrumpido de alimentos y bebidas al mercado mexicano”, de acuerdo con el documento, explica El Economista.

La Unión Europea también solicitó un período de transición de dos años y Canadá pidió un retraso de al menos 12 meses.