Esta es la razón por la que subir el salario mínimo no causa inflación

Sin embargo, las alzas al salario mínimo sí le afectan a quienes lo ganan, te contamos porqué
Fuente: Oink Oink

Para el año 2022, la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) anunció un aumento de 22% para el salario mínimo. Una de las críticas que se hacen a las alzas al salario mínimo es que es inflacionario. En esta nota te explicamos porqué esto no es cierto, y cómo es que realmente afectan estas medidas.

Salario mínimo e inflación

Para poder responder al porqué elevar el salario mínimo no es una medida inflacionaria, debemos pensar en el origen de la inflación. Esta no es otra cosa que un a reacción del sistema de la economía al aumento en la oferta monetaria, que puede estimularse imprimiendo moneda, bajando las tasas de interés de referencia, o implementando programas de compra de bonos. El síntoma lo vemos como un aumento generalizado de precios, pero este fue causado por el aumento en la oferta monetaria en primer lugar.

El salario mínimo es un control de precios y la inflación es un fenómeno monetario || Fuente: Freepik

Estas medidas de expansión monetaria y crediticia fueron implementadas hace un año con la pandemia para estimular la demanda, a la vez de que se impusieron cierres y cuarentenas. Este año vivimos las consecuencias de esas medidas en forma de una inflación mundial no vista en 30 años.

El salario mínimo no es inflacionario porque no es un fenómeno que intervenga sobre la oferta monetaria: no hay más billetes nuevos ni crédito circulando porque suba el salario mínimo. Es decir, que estemos cerrando el año con una inflación cercana a 7.45% y a inicios de 2021 se impusiera un salario mínimo 15% mayor no es una relación causal en la que la inflación subió porque se aumentó el salario mínimo. Lo único que nos permite decir es que la inflación borró cerca del 50% del aumento al salario mínimo. El salario mínimo es un control de precios que impide contratar a las personas por debajo del precio señalado por el gobierno, lo que condena al desempleo o a la informalidad a quienes no puedan ganarlo. 

Piénsalo, no todos los empleos reciben las mismas remuneraciones, y las alzas al salario mínimo se dirigen hacia quienes lo ganan. Sin embargo, si para las empresas no es redituable porque están ganando menos o porque por volumen este aumento no les da (por cada 5 empleos en salario mínimo, un aumento de 20% supone el equivalente a un empleado adicional) para ser rentables, lo racional es que para poder costear esta medida, se despida a una parte de los empleados. Claramente si una empresa es más grande y tiene los ingresos, podría costear este aumento; aunque no necesariamente podrían hacerlo las pequeñas y medianas empresas.

Aumentar el salario mínimo afecta a quienes menos tienen || Fuente: Freepik

Si aumentar el salario mínimo fuera la solución contra la pobreza, podríamos ponerlo en 50 mil pesos al día o algo asi. El problema es que mientras más alto el salario mínimo, más alta es la vara para contratar, y todos aquellos que no aportemos el equivalente diario a ese monto, quedaríamos expulsados del proceso productivo. Así, para hacer crecer los sueldos es necesaria la inversión en capital y no los decretazos que perjudican a los trabajadores que ganan el salario mínimo.

Hay veces en las que se aumenta el salario mínimo como respuesta a la inflación. Por ejemplo, los que se anunciaron prácticamente cada año de 1974 a 1988 en México, luego de una gran espiral inflacionaria (esos que el gobierno actual tanto añora de sus antecesores ideológicos, ignorando la depreciación que sufrió el peso esos años), en la que los aumentos al salario mínimo llegaban a duplicar la inflación, o en la Venezuela actual, donde cada año se imponen alzas al salario mínimo.

El Nobel de economía fue otorgado a la metodología, no a los resultados || Fuente: Academia Sueca de Ciencias

¿Y qué pasa con el Nobel de Economía 2021?

Este año, se le dio el premio Nobel de Economía a David Card, Joshua Angrist y Guido Imbens debido a sus investigaciones en materia de economía empírica. Uno de los trabajos de Card apunta a que el aumento al salario mínimo no afecta al empleo. Sin embargo, debemos tener en cuenta que el experimento a cabo en Nueva Jersey y Pennsylvania en el año 1992: lugares con bajo desempleo, bajos impuestos y completa flexibilidad laboral, un escenario distinto al latinoamericano.

Además, el Nobel fue otorgado a la metodología y no a los resultados. Es importante recalcarlo porque a la prensa le parece más sencillo explicarle al público los resultados que la metodología de los llamados experimentos naturales, que requiere de un proceso filosófico complicado de hacer digerible.

Sigue Oink Oink para más actualizaciones.

ANUNCIO