¿Es sustentable la idea de Autosuficiencia Energética de AMLO?

Te decimos qué es y cuáles son sus consecuencias económicas
Imagen: Gobierno Federal

En múltiples conferencias mañaneras, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ha señalado que espera que el país alcance la autosuficiencia (o soberanía) energética para el 2024.

¿De qué se trata la autosuficiencia energética?

Lo que el presidente quiere decir es que quiere que el petróleo crudo deje de venderse al extranjero. Además, se busca dejar de importar gasolinas para que el petróleo que se extrae en México sirva para producir la gasolina que se consume en México.

No todo el petróleo se hace igual

La idea suena muy bien cuando no sabemos cómo funciona el negocio petrolero en México. Primero, es importante saber que no todo el petróleo se hace igual.

Se clasifica como pesado, ligero y superligero. Mientras que los dos últimos son los que sirven para producir gasolina, son de los que menos tiene en reservas el país.

Imagen: Unsplash

Por el contrario, México tiene una gran reserva de petróleo pesado. Este petróleo no es ideal para refinar, porque daña a las refinerías, y es muy costoso limpiarlo. De este modo, una gasolina hecha con crudo pesado deja un margen de ganancias negativo (se gasta más en producir la gasolina que el dinero que obtenemos con su venta).

Por esto, el petróleo pesado era originalmente exportado para que sus compradores hicieran otras cosas con él. El crudo pesado tiene otros usos en la industria, que no son exactamente la producción de gasolina.

La crítica situación financiera de Pemex

Pemex hoy en día tiene pérdidas por 606 mil 587 millones de pesos (o 101 aviones presidenciales), además de que las refinerías operan por debajo del 40% de su potencial (por eso el presidente las quiere rehabilitar).

Además, está construyendo una refinería que atenta contra el medio ambiente y que va contra la tendencia de dejar de construir refinerías porque hay una sobreoferta mundial.

Por otro lado, se están quedando vacíos los pozos petroleros que anteriormente perforaba Pemex, por lo que es necesario hacer nuevas inversiones para buscar pozos.

Contrario a lo que cree el presidente, extraer petróleo no es simple como sacar agua de un pozo. La reforma energética permitía compartir ese riesgo con privados, para que de este modo, no toda la inversión la ejerciera Pemex (con dinero público, es decir, de todos). El modelo era compartir riesgos y ganancias en Pemex. Si Pemex y los privados, compartían las ganancias, y si perdían, compartían las pérdidas.

Imagen: Especial

Por el contrario, la reforma energética sigue activa, pero hoy en día Pemex tiene el 96% de participación en sus acciones, y los privados tienen un 4%, en los que prácticamente sólo pueden extraer gas. Por esto, todas las ganancias son para Pemex, pero también todas las pérdidas. Y al mismo tiempo, esto ha conducido a que Pemex acrecente cada vez más su deuda, aunado a la delicada situación de la pandemia.

¿Y por qué no es posible la autosuficiencia energética?

Porque el petróleo producido en México no es adecuado para producir gasolina. Y además porque es más barato importar la gasolina que producimos que tratar de producirla en su totalidad en el país.

Además, la producción petrolera no bastaría. De hecho, el gobierno actual es consciente de esto, y para reactivar la refinación ha estado importando petróleo ligero. Así, la refinación pudo haberse hecho aquí, pero con petróleo estadounidense o Europeo, la cosa es que no podemos producir todo lo que consumimos.

Pero entonces, la autosuficiencia energética está dentro de un discurso político muy ingenuo y no dentro de los hechos y realidades que la industria petrolera y la economía nos imponen.