ANUNCIO

Eliminar el outsourcing eliminaría 2 millones de plazas: Coparmex

20% del trabajo formal en nuestro país está bajo esta modalidad
outsourcing, coparmex
Imagen: Pixabay

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) advierte que si el congreso aprueba eliminar el outsourcing o subcontratación, México correría el riesgo de perder 2 millones de empleos.

Empero, en México hay 4.1 millones de trabajadores contratados bajo esta figura, lo que representa cerca de 20% del empleo formal en nuestro país.

La contratación bajo este esquema de contratación es la que más ha crecido con respecto a otras modalidades, pues en la última década se crearon 2 millones de empleos a través de outsourcingde acuerdo con datos de la Coparmex.

outsourcing, coparmex

Imagen: Especial

La Coparmex indica:

“La construcción de esta reforma debe tener como origen no una visión unilateral, sino un acuerdo tripartito con dos objetivos claros: primero, que se respeten todos los derechos de los trabajadores y, segundo, que se mantenga la figura de la subcontratación especializada e interna para lograr flexibilidad en el mercado laboral y elevar la competitividad del país”

La prohibición de esta figura podría implicar un golpe a la economía, la competitividad y para millones de familias, destaca la Coparmex. Asimismo, indican que precarizaría la calidad del empleo, mientras que incrementa la informalidad. Esto porque el outsourcing permite flexibilizar la contratación en el sector formal, con lo cual el gobierno debe mejorar sus mecanismos para evitar conductas abusivas. De este modo, la Coparmex exhorta al congreso a analizar esta iniciativa con objetividad.

Por lo pronto, recordamos a nuestros lectores que eliminar de golpe la subcontratación no va a crear necesariamente empleos con todas las de la ley: va a a encarecer la contratación y expulsar trabajadores del sector formal. Los gobiernos no tienen varitas mágicas para decretar “hágase el trabajo”, pero sí son capaces de destruir el empleo. Todo se ve magnificado en medio de una contracción económica, la más severa desde 1933.

ANUNCIO