¿De qué magnitud es la contracción de la actividad industrial en México?

Tenemos un problema en el que no se puede producir y tampoco se está comprando
Imagen: Especial

A la publicación de la actividad industrial de junio, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el economista, Macario Schettino, brindó sus observaciones en el medio El Financiero para entender qué tan grande es esta contracción.

Para puntualizar el panorama, la contracción de la industria durante el segundo trimestre ronda el -26%. Dentro de este dato, la minería cae -5%; electricidad, gas y agua, -10%; construcción, -34% y manufacturas -30%: los decimales no están porque no tienen demasiado sentido.

De este modo, Schettino dice que la contracción de México es el doble que la norteamericana, pues Estados Unidos sufrió una caída de -14% y México de -26%, mientras que en manufacturas estadounidenses fue de -16% y mexicanas de -30%. Por su parte, Estados Unidos tuvo un plan de contención, que levantó las ventas al menudeo y a la producción industrial, cosa que no hubo en México.

Imagen: Unsplash

Cuantitativamente, cayeron en más de -20% la fabricación de equipo de cómputo (-22%), la metálica básica (-23%) y las otras manufactureras (-26%). Con más de -30% están los minerales no metálicos (-30%), bebidas y tabaco (-30%), plástico y hule (-33%), madera (-36%), impresión (-37%), productos metálicos (-37%) y maquinaria y equipo (-37%). En -50% están los textiles, excepto prendas, y los muebles y colchones, mientras que equipo de transporte cae -64%, insumos textiles -68% y al final, las prendas de vestir con -71%.

Así, atribuye esta profunda caída a:

La combinación de un choque de oferta (no se puede producir) y de demanda (no se compra). A partir de junio ya hubo más actividad productiva, pero no sabemos cuánta demanda se ha recuperado.

Sobre los pronósticos para este semestre, el autor estima que las exportaciones se recuperen rápidamente, mientras que muy posiblemente las ventas internas se mantengan deprimidas ante la ausencia de programas para impulsar la demanda. Por el otro lado, la oferta sigue teniendo complicaciones. Por tanto, continuaría la incertidumbre sobre la forma de la recuperación, que aunque muchos lo piensen, no tuvo, tiene, ni tendrá forma de V.