¿De qué magnitud es el plan de inversión del gobierno de AMLO?

El plan de inversión del gobierno no favorece la innovación o el desarrollo y sí privilegia a Pemex y CFE
Imagen: Gobierno Federal

Ante el anuncio sobre el plan de inversión conjunta entre el sector público y privado anunciado el pasado 5 de octubre por el gobierno federal, es importante poner en contexto y entender la magnitud que tendría el proyecto del presidente AMLO. Para esto, consultamos a Valeria Moy, directora del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) en su columna para el medio El Universal.

¿Cómo va la inversión en México?

La inversión representó el 17.9% del Producto Interno Bruto (PIB) a fines del segundo trimestre del 2020, siendo además el más bajo desde el segundo trimestre de 1996. Además, desde el 2003 la inversión había estado por encima del 20% del PIB, de los cuales, la inversión pública representa un 4.3, y la privada el 17.4%.

Por otro lado, la inversión total desde el primer trimestre del 2019 ha sido 21.6%, 20.5%, 21.1%, 20.3%, 19.6% y 17.9%. Con ello, Valeria Moy, señala que la pandemia frenó la inversión, pero había empezado a decrecer con anterioridad. Además, hay una fractura entre inversión pública y privada.

Imagen: Pixabay

¿Qué implica el plan de inversión del gobierno?

El plan de inversión anunciado ayer por el gobierno representa el 1% del PIB. Operativamente se trata de poco más de 297 mil millones de pesos.

Además, el gobierno comunica que tienen expectativas de que el crecimiento del PIB llegue al 22% a fines de 2021, o en el primer trimestre del 2021. Sin embargo, no sabemos si es inversión total o únicamente privada.

En materia energética, el gobierno plantea gastar 99 mil millones de pesos, orientados únicamente a Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Por si fuera poco, Moy refiere que no hay proyectos innovadores en este rubro, sino unos tantos que ya hay, exceptuando una planta de etano. Sin embargo, no hay energías renovables o proyectos de generación eléctrica.

De este modo, el plan de inversión del gobierno no favorece la innovación o el desarrollo y sí privilegia a Pemex y CFE. De este modo, aunque hay planes, no hay inversiones ni garantías de certeza para la inversión.