Cuba se prepara para ‘profunda transformación’ de su sistema monetario

El peso convertible (CUC) pronto será retirado de circulación, anuncian autoridades
Imagen: Unsplash

Cuba insta a la calma mientras el gobierno se prepara para unificar su sistema de moneda dual y tipos de cambio múltiples con la esperanza de mejorar el desempeño económico.

La nación isleña del Caribe está atravesando una crisis causada por una avalancha de nuevas sanciones estadounidenses además de un embargo de décadas de antigüedad, la pandemia y su ineficiente economía dirigida al estilo soviético.

Imagen: Twitter @RadioGtmo

Autoridades cubanas aseguran que el país no podría superar la crisis sin unificar salarios, pensiones y otras medidas para proteger a la población.

“Es una transformación profunda que necesita la economía que impactará a las empresas y prácticamente a todos”, dijo Alejandro Gil, secretario de Economía de Cuba.

“Es por el bien de la economía y el bien de nuestra gente porque crea condiciones económicas favorables que repercutirán en más producción, servicios y empleos”, agregó.

La reforma monetaria, prevista antes de fin de año, eliminará el peso convertible dejando un peso devaluado, canjeado oficialmente desde la Revolución de 1959 a un peso por dólar.

Adiós al CUC

El peso cubano convertible (CUC), una de las monedas que tiene Cuba para transacciones con el exterior y de extranjeros en territorio nacional, pronto será eliminado también se fija oficialmente en uno a 10 pesos por dólar para las empresas estatales y 24 pesos venden y 25 pesos compran con la población.

El gobierno ha declarado en numerosas ocasiones que los residentes tendrán tiempo suficiente para cambiar pesos convertibles a la tasa actual una vez que se retire de circulación y los bancos harán lo mismo automáticamente con las cuentas en pesos convertibles.

El presidente Miguel Díaz-Canel dijo la semana pasada que el país terminaría con una moneda única y un tipo de cambio con el dólar, pero no dijo cuál podría ser ese tipo o la fecha en que ocurriría la devaluación.

Los economistas nacionales y extranjeros pronostican que la medida provocará una inflación de tres dígitos y quiebras y, al mismo tiempo, estimulará la eficiencia económica nacional y las exportaciones sobre las importaciones.

El Estado controla la mayor parte de la economía y establece la mayoría de los salarios y precios. Ninguna moneda nacional es negociable fuera de Cuba.

“Aquí no habrá terapia de choque, los vulnerables estarán protegidos. Al mismo tiempo, favorecerá la motivación para trabajar y la necesidad de trabajar para vivir”, dijo Gil.

Díaz-Canel anunció en julio que las reformas orientadas al mercado aprobadas por el Partido Comunista hace una década y nunca implementadas, incluidas las medidas monetarias, se implementarían rápidamente en respuesta a la crisis. Dijo la semana pasada que la reforma monetaria había sido aprobada por el politburó todopoderoso.

Cuba, que depende de alimentos, combustibles y otras importaciones, se ha quedado sin dinero en efectivo debido a que las sanciones afectaron sus ingresos en divisas y la pandemia destruyó el turismo y socavó las remesas, creando escasez de alimentos, medicinas y otras.

El año pasado, el gobierno comenzó a abrir tiendas de divisas mejor abastecidas para personas con acceso a dólares o una canasta de otras monedas internacionales provenientes de remesas y otras fuentes. Sin embargo, todas las transacciones deben ser electrónicas, por ejemplo, a través de tarjetas de débito.

Los economistas extranjeros y locales pronostican que la actividad económica disminuirá al menos un 8% este año, con una caída del comercio de alrededor de un tercio.