Caída en la producción de Pemex, mala interpretación de los datos: AMLO

Indica que a reducción se debe a la situación sanitaria y a los recortes ante la OPEP+
Imagen: Gobierno Federal

Durante la conferencia mañanera de este 7 de septiembre, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionado sobre los datos difundidos por Petróleos Mexicanos (Pemex) que revelan una caída en la producción.

El presidente refirió que se trata de una mala interpretación de los datos, aunque en sus dichos hubo una reducción en la producción debido a la situación sanitaria y a los recortes acordados ante la OPEP+ (Organización de Países Exportadores de Petróleo, además de sus socios que no son miembros). Así lo refirió:

“Tuvimos una disminución porque dejamos de vender 100 mil barriles por el acuerdo que se tomó con la OPEP y con los países productores de petróleo que no pertenecen al grupo para estabilizar los precios del crudo, si recuerdan se cayó el precio a menos de cero, no costaba el petróleo, afortunadamente fueron como 15 días nada más, en ese tiempo no vendimos petróleo, cerramos las válvulas, a eso se debió la caída”.

Imagen: Especial

El presidente además solicitó al director de Pemex, Octavio Romero Oropeza a aclarar los datos, quien señaló:

“Hemos mantenido la producción (…) se detuvo la caída porque durante 14 años se venía cayendo la producción petrolera, ya el año pasado ya no sucedió esto, ya no se cayó la producción y este (2020) tampoco”.

Además, AMLO indica que espera que México deje de vender crudo al extranjero, pues espera que todo el combustible fósil se procese en el país. Refirió:

“Ya tomamos la decisión de no vender petróleo crudo a finales del gobierno, de que toda la producción la vamos a procesar en el país y no va haber una sobreexplotación de crudo porque queremos dejar reservas de crudo a las futuras generaciones, no vamos a sobreexplotar el petróleo, se va a cuidar”

El presidente indicó que busca aumentar las reservas para fines de su mandato. Sin embargo, se olvida de que el petróleo pesado no se puede procesar de manera económica y eficiente en las refinerías. Y que además, para alimentar las refinerías nacionales, ha estado importando petróleo ligero, que es del que menos produce México.