Así es como Europa se hizo dependiente al gas ruso

Te contamos cómo Europa pasó de producir más gas que Rusia a depender energéticamente de este país
Fuente: Unsplash

La invasión de Rusia a Ucrania está suponiendo una serie de sanciones financieras para Rusia, pero también Europa tiene problemas con estas medidas al depender fuertemente de los energéticos rusos. ¿Cómo es que esto ocurrió? Te contamos.

Los datos recabados por el equipo editorial del Wall Street Journal nos indican que las exportaciones de gas de Rusia han crecido junto a una contracción en la producción europea. Hace 15 años, los países de la Unión Europea (UE) producían más gas del que Rusia exportaba. Sin embargo, la producción europea se ha reducido a la mitad en la década anterior.

Producción de gas natural de Rusia y de Europa || Fuente: WSJ

Ya para 2020, Rusia exportó cerca de tres veces más gas que el que producía Europa. No deja de ser desconcertante que Europa incrementaba su dependencia al gas ruso incluso luego de que se suspendieran las exportaciones a Ucrania.

En 2013, Europa contaba con reservas equivalentes a 966 billones de pies cúbicos de gas natural, lo suficiente para abastecer a la UE durante 60 años. Estas reservas están concentradas en su mayoría en Europa oriental, incluyendo Ucrania, Polonia, Rumania y Bulgaria. Sin embargo, Francia, Reino Unido, Holanda o Alemania también cuentan con sus propias reservas.

La década pasada, firmas como Chevron, Exxon Mobil, Cover, o TotalEnergies buscaban explorar estos campos de gas haciendo un símil de la experiencia estadounidense, donde el fracking hizo posible aumentar la explotación de este recurso. Sin embargo, las protestas ciudadanas orillaron a los gobiernos europeos a prohibir el fracking, consolidando el mercado ruso mientras debilitaron al europeo.

Las protestas contra el fracking, al ser tematizadas por los sistemas políticos, empoderaron al mercado ruso y debilitaron al europeo || Fuente: Unsplash

Por su parte, las empresas privadas optaron por aliarse con empresas rusas estatales, como Gazprom y Rosneft para explotar recursos a través del fracking. Recientemente, las empresas rompieron estas alianzas, que supondrán importantes pérdidas para ambos lados.

Sin embargo, lo que hay que notar es cómo Europa se colocó a sí misma en esta situación de dependencia al gas ruso, pues las energías renovables en este momento no pueden solventar las necesidades energéticas de Europa. Esto es un recordatorio de que las energías fósiles aún tienen un peso importante sobre nuestras economías.

Te invitamos a seguir los canales oficiales de Oink Oink.

ANUNCIO