AMLO amaga con imponer controles de precios en alimentos si la inflación no baja

Te explicamos qué es un control de precios y cómo te afecta
Fuente: Gobierno Federal

Durante la conferencia matutina del jueves 31 de marzo, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) advirtió que si la inflación se mantiene alta, impondrá controles de precios en alimentos.

El presidente amenaza:

“Hemos podido controlar la inflación, que se nos salga de control por completo, por el manejo en los precios de los combustibles y lo mismo vamos a hacer en el caso de los alimentos si se prolonga la inflación o si se mantiene alta”.

La inflación sigue fuera de control || Fuente: Oink Oink

La inflación en México se situó en 7.29% anual a la primera quincena de marzo, con lo que lleva 25 quincenas al hilo fuera de los parámetros objetivo del Banco de México (Banxico), que obligan a que la inflación se sitúe entre un punto por encima o por debajo de 3 puntos porcentuales.

AMLO no dio más detalles sobre esta política. Por lo pronto, la herramienta de política monetaria que se tiene a la mano es elevar la tasa de interés interbancaria a fin de disminuir la masa monetaria, pues se encarecen los créditos.

¿Cómo funcionan los controles de precios?

Los controles de precios suponen que la autoridad imponga un precio máximo para los bienes y servicios que los consumidores pagan, que regularmente se encuentra por debajo de su precio de mercado. Cabe señalar que los energéticos y los productos alimenticios no responden a las tasas de interés porque están sujetos a una volatilidad relacionada con sus ciclos productivos.

Los controles de precios generan escasez sobre los productos cuyos precios están controlados || Fuente: Pixabay

Estas políticas suelen hacer entrar en pérdidas a los vendedores de productos, y a su vez, generan distorsiones sobre el sistema de precios. Los precios ayudan a saber si un bien es escaso o abundante. Si es escaso, subirá de precio, y los consumidores deben consumir menos, mientras que para los productores es una señal de que hay que producir más. Al producir más, los precios bajan.

Así si el pan es más barato que el trigo, hay incentivos para alimentar animales con pan que con trigo, por poner un ejemplo. Es decir, los controles de precios no pueden abstraerse del contexto económico en el que los precios de las materias primas van al alza, y que orillan a los productores y vendedores a ajustar sus precios.

Bajar los precios por decreto y sin que haya aumentado la producción hace que los bienes con los precios controlados sean más demandados y eventualmente dejen de fabricarse o de venderse si no son rentables para los productores.

Las escenas de anaqueles vacíos son una estampa común en Venezuela, y son respuesta a la fijación de precios por debajo de niveles de mercado, como viene ocurriendo desde 2008 || Imagen: Unsplash

También suelen aparecer en mercados negros y a un mayor precio que antes esos productos regulados, o los empresarios pueden buscar formas legales de saltarse las reglas impuestas por los políticos. Por ejemplo, vendiendo “fórmulas lácteas” en vez de leche, si se aplican controles de precios sobre la leche. Así, venderán productos de menor calidad a mayores precios.

Estas políticas han sido aplicadas por Estados totalitarios, como la Unión Soviética, la Italia fascista o la Alemania nazi, o durante el New Deal, así como en experiencias como el chavismo, el kirchnerismo o el socialismo del SIglo XXI en América Latina. Y aunque los contextos son distintos, en todos los casos, los controles de precios generan los mismos resultados: escasez y mercados negros. 

Te invitamos a seguir los canales oficiales de Oink Oink.

ANUNCIO