Estos puntos ayudan a entender la rebaja de la calificación de México por S&P

Significa que deberá pagar más por el financiamiento externo
Imagen: Twitter @galvanochoa

La rebaja de la calificación de México por S&P ¿qué significa?, te explicamos con estos puntos.

La calificadora S&P Global Ratings bajó la calificación soberana de México a ‘BBB’ desde ‘BBB+’, al prever un impacto pronunciado en la economía por la propagación del coronavirus.

El ajuste se realizó tras el golpe que el COVID-19 dará a las economías de México y de la caída en los precios internacionales del petróleo.

Imagen: Oink Oink

La calificación ‘BBB’ significa que el deudor tiene la capacidad para cumplir con sus compromisos financieros, según S&P, explica El Financiero.

¿Dónde se encuentra la calificación ‘BBB’?

Una calificación ‘BBB’ se encuentra en el noveno escalón de la metodología de Standard & Poor’s, a dos escalones de las notas consideradas especulativas.

Una baja en la calificación de la deuda de cualquier país implica pasar a un grado de riesgo mayor, lo que se traduce en la necesidad de dar un mayor ‘premio’ en la compra de papeles de deuda que se emitan en moneda extranjera. Es decir, significa que deberá pagar más por el financiamiento externo. La deuda se vuelve más cara.

Una firma que compra solo deuda de naciones con nota ‘BBB’, para arriba, retirarían su inversión en la deuda mexicana si esta es rebajada. Es decir, hay riesgos de una salida de capitales.

Contracción del dinero

Analistas esperan una contracción económica de México este año. El consenso es de -3%, aunque algunas estimaciones son de una caída superior al 5%.

La perspectiva de la nota es negativa, lo que indica una posible nueva rebaja en los próximos meses.

La calificadora ha indicado que el cambio en la política de energía bajo el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador incrementa la dependencia de Pemex para la producción petrolera e inversión en México.

Imagen: Especial

Debido a la prolongada debilidad de su desempeño fiscal y el consecuente aumento en la deuda, o el riesgo de una implementación débil de políticas, podría tener como consecuencia una nueva rebaja de la calificación.