Día del abuelo: cuatro generaciones que coexisten, aún con una pandemia

Hoy celebramos a quienes nos otorgaron cariño, tranquilidad y estabilidad
Imagen: Unsplash

Podrías estar recordando tu niñez con un par de señores de tu familia, sonrientes, sabios y consentidores. Su cabello y su piel te hablaban, sin que supieras, sobre el paso del tiempo. Tiempo en el que criaron una familia, que incluye a tus padres. Además, fueron testigos y participantes en la vida social del país, aportando trabajo para su desarrollo.

En las familias mexicanas, los abuelos usualmente conviven con sus nietos en una relación mutuamente beneficiosa, en la que los primeros otorgan crianza, cariño, tranquilidad, estabilidad y comunicación; y a cambio, ellos se retroalimentan emocionalmente.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la juventud se considera entre los 18 y los 65 años, la edad media entre 66 y 77 años, mientras que se considera ancianos a quienes tienen entre 80 y 99 años, y mayores de larga vida a quienes viven más de 100 años.

Imagen: Unsplash

Con el aumento de la esperanza de vida, este es un momento histórico en el que coexisten cuatro generaciones.

Con motivo del Día de los Abuelos en México, festejado este 28 de agosto, es importante rescatar la importancia de estas personas en la red familiar: son parte de su origen y trayectoria, son figuras de respeto, y expresan la continuidad biológica y social.

Ser abuelo además implica una condición especial, pues hay quienes no alcanzan a ver a su descendencia, o hay quienes no la tendrán. María Montero y López Lerna, investigadora de la Facultad de Psicología en la UNAM, en entrevista con infobaeconsidera que no es correcto considerar a estas personas como dependientes o viejitos a secas.

Este día debe ser ocasión para pensar en ellos como un segmento poblacional diverso, pues el contexto cultural o económico influyen en cómo se vive la vejez. Sobre todo en tiempos de pandemia, es importante tener contacto con ellos, ya no presencial, sino mediante llamadas o videollamadas, para que no estén aislados y se mantenga vigente este lazo.