Deudas que nunca desaparecen del Buró de Crédito

Te explicamos algunas características del Buró de Crédito que a lo mejor desconocías y que puede ser importante que tengas presente.
Redacción Oink Oink ?
Imagen: Especial

La gran mayoría de nosotros sabemos lo importante que puede ser tener un historial crediticio limpio en buró de crédito. Básicamente porque casi todas las instituciones que otorgan servicios de deuda (monetario, para comprar una casa, auto o televisión), acuden al buró de crédito para ver si se ‘la juegan’ contigo al prestarte dinero; es decir, si se arriesgan a que nunca les pagues o te tardes mucho en hacerlo.

De hecho, uno podría poner al buró de crédito como el principal motivo por el que las instituciones financieras y bancarias rechazan las solicitudes de créditos o préstamos. Esto se puede confirmar con un dato de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) del 2019, donde se muestra que una de cada 3 solicitudes de préstamos son rechazadas.

“Un aspecto importante entre la gente que mantiene una buena salud económica es que no sólo se preocupa por su dinero, también se responsabiliza de los recursos que le prestan las instituciones y cumple con sus obligaciones. Por ello, consultar e interpretar correctamente la información de su historial forma parte de su rutina financiera”, comentó  Juan Pablo Zorrilla, Director General de Resuelve tu Deuda.

Imagen: Especial

Por eso es importante informarte acerca de tu historial en el Buró. Además, el experto en finanzas da tres rasgos que son poco conocidos sobre esta instancia, y que vale la pena que tengas presentes.

El primero de ellos es que hay deudas que nunca se borran. En general, toda la información sobre los créditos que registra el Buró tiene un período de vigencia, dependiendo el monto de la deuda. Las deudas que tienen un monto de 25 Unidades de Inversión (UDIS), que son más o menos 156 pesos, desaparecen del registro después de un año.

Las que tienen un monto de 500 UDIS (3129 pesos), se borran después de dos años. Las de 1000 UDIS (6258 pesos), luego de 4 años. Las deudas que tengan montos mayores a esta última desaparecen después de 6 años.

Sin embargo, si el monto de la deuda asciende a 400 mil UDIS o más, que equivalen a 2 millones y medio de pesos, quiere decir que la deuda está vinculada a un proceso judicial. Por lo tanto, esa información no se borra del registro sin importar el tiempo que pase.

Imagen: Especial

El segundo rasgo que a lo mejor desconocías es que hay deudas que no se reportan al Buró. Sólo aquellos préstamos que realizan instituciones formales se reportan al Buró, como bancos, tiendas departamentales o aquellas instancias, cuyas transacciones están respaldadas por una institución bancaria.

En ese sentido, las deudas que se adquieren con particulares o con organizaciones que no reportan a alguna institución bancaria (como las multas de tránsito o las casas de empeño), no aparecen en el Buró de crédito.

Por último, a pesar de lo anterior, hay préstamos no bancarios que sí afectan el historial crediticio. Por ejemplo, los servicios de telefonía celular, de televisión de paga y las responsabilidades fiscales que se tengan con el SAT.

Con información de DineroEnImagen