¿Cómo lidiar con personas groseras en el trabajo?

En ocasiones sucede algo negativo en tu oficina y tus emociones se disparan y sin querer queriendo detonan de la boca las malas palabras, aquellas casi cínicas, cotidianas, blasfemias para...
Imagen: Especial

En ocasiones sucede algo negativo en tu oficina y tus emociones se disparan y sin querer queriendo detonan de la boca las malas palabras, aquellas casi cínicas, cotidianas, blasfemias para otros, los más santos, horrendas para los que tienen mente de un niño y temen a los montruos.

Te recomendamos: Trabajar con un jefe tóxico no es bueno para tu salud

Pero ¿cuáles son los límites? Aunque parezca que una palabra “grosera ocasional” generalmente es aceptada en el trabajo, no debería convertirse en una parte dominante del día a día de una oficina.

Considera que maldecir constantemente puede empañar tu propia imagen y limitar tus oportunidades de crecimiento.

En ocasiones la idea “en la vida hay que joderse” y el trabajo “es una cabrona carga que Dios nos puso”, pueden ser por oficios u entornos laborales y ser los sitios más antipoéticos del mundo.

Como no somos Jaime Sabines, ni podemos ser groseros “diciendo puras palabras limpias, preciosas, escogidas, utilizando las mejores palabras del mundo”, no manchemos el entorno de trabajo.

¿Qué es la grosería en el trabajo?

La grosería puede tomar muchas formas. Generalmente se define como una muestra de falta de respeto, una ruptura de las normas o expectativas sociales, una violación de la etiqueta o ignorar el comportamiento “aceptado”. También puede significar que alguien se comporta de manera desconsiderada, agresiva o deliberadamente ofensiva.

Imagen: Especial

La palabra “aceptado” es importante, porque la grosería puede significar cosas distintas para diferentes personas, o dentro de diferentes organizaciones o entornos. Por ejemplo, gritar y maldecir podría considerarse normal en la cocina de un restaurante concurrido, pero se consideraría totalmente inapropiado e inaceptable en la mayoría de las oficinas.

Del mismo modo, puede haber diferencias culturales a considerar. Por ejemplo, en Japón, algo tan aparentemente inocente como reír con la boca abierta es un no-no. Por lo tanto, es importante estar al tanto de posibles errores culturales, especialmente si estás administrando o trabajando en el extranjero o administrando un equipo culturalmente plural.

La grosería puede ser una forma de mostrar poder dentro de un equipo o una relación organizacional, para tratar de obtener su propio camino en algo, o simplemente para provocar una reacción. También puede ser una respuesta al estrés, la presión o la frustración.

Estar del lado receptor de un “comportamiento grosero” puede hacerte sentir enojado y molesto. Si no se corta de raíz, puede “normalizarse” e integrarse en la cultura de tu lugar de trabajo. También puede escalar a niveles agresivos y de intimidación.

Según un estudio en el Academy of Management Journal, la grosería puede dañar el rendimiento del equipo, reducir la ayuda y la colaboración, e impactar negativamente las relaciones en el lugar de trabajo.

Te presentamos tres maneras de lidiar con las groserías en tu equipo:

1) Buen modelo a seguir

Si ves que tus jefes se salen con la suya con un comportamiento grosero, puedes copiarlo o puedes evitar que se propague. Mejor destaca los rasgos positivos como la empatía, la integridad, el profesionalismo y el autocontrol.

Imagen: Especial

2) No lo ignores

Si ignoras el comportamiento grosero, envía una señal de que, en efecto, lo apruebas. Mejor tratar directamente con el culpable en privado. Mantén la calma y comportate objetivo mientras describe los hechos, explique el impacto negativo del comportamiento y cómo hizo sentir a otras personas, y aclara cómo deseas que se modifique el comportamiento.

3) Escucha

El “grosero” puede pensar que tenía buenas razones para estar molesto con alguien, y su grosería fue solo una reacción a eso. Entonces, al dejar en claro que su comportamiento era inaceptable, dale la oportunidad de explicar qué lo desencadenó. Escuchar puede ayudar a comprender su situación, y luego pueden trabajar juntos para encontrar una solución.

Con información de Mind Tools