¿Buscas invertir? Los ‘créditos mexicanos’ tienen rendimientos ideales

El oro es ideal para inversiones de mediano y largo plazo
Imagen: Twitter @CasadeMonedaMx

Si buscas invertir qué tal los “créditos mexicanos” que tienen rendimientos ideales. Son piezas hechas de oro, las cuales conservan o aumentan su valor con el paso del tiempo.

¿Cuáles son los créditos mexicanos?

Consiste en piezas de una onza de oro (31.103 gramos) de 2.4 cm X 4.1 cm con la victoria alada y en texto independencia y libertad en el anverso y en el reverso CECA de Casa de Moneda y con texto oro puro .999 1 onza.

Imagen: Twitter @CasadeMonedaMx

Cada pieza debe tener un número de serie único y un certificado que avala su autenticidad. El producto más emblemático son los créditos mexicanos. Cuyas piezas de oro ley 999, que es una gran reserva de valor. Con el tiempo el valor del oro aumenta, el valor del metal va a aumentar. Esa estadística se puede observar todos los días y a todas horas.

¿Qué otras ventajas existen con los créditos mexicanos?

Otra de las ventajas de los créditos mexicanos, en comparación con el centenario, es que no hay poder de negociar un mejor precio, menciona Expansión.

El centenario se va a encontrar a precio de mercado, en la Casa de Moneda se tiene solamente el precio del metal, es decir, lo que vale el oro. Se puede vender esta pieza por lo que vale el oro y no por lo que dicen las estadísticas oficiales.

Se busca que la gente tenga acceso a piezas de metal fino que conserven su valor. Por ejemplo, el centenario 50 pesos oro siempre va a tener un valor. Caso contrario son las medallas que se funden no son piezas legales, pero puedan elaboradas en metal fino.

Imagen: Twitter @CasadeMonedaMx

Otra de las particularidades de la Casa de Moneda es que tiene a la venta centenarios, piezas que acuña por orden de Banco de México. Se recomienda adquirir estas piezas directamente en ese sitio y no en un banco.

Las piezas de la Casa de Moneda no tienen golpes, están recién salida de la fábrica y en los bancos encontrarás una pieza usada, con rayones y, muchas veces, hasta raspada.