Crece la brecha entre las tasas de interés de corto y largo plazo, ¿Señal de recesión?

Hace algún tiempo te contamos porqué era importante prestarle atención a la tendencia que estaba adquiriendo la ‘curva de rendimiento’ de las tasas de interés en México, pues parecía estar...
Imagen: Especial

Hace algún tiempo te contamos porqué era importante prestarle atención a la tendencia que estaba adquiriendo la ‘curva de rendimiento’ de las tasas de interés en México, pues parecía estar tomando la forma de una ‘curva invertida’, lo que podía ser indicativo de una recesión económica, ya que crece la brecha entre las tasas de interés de corto y largo plazo.

Tras la subasta primaria de valores gubernamentales realizada el martes pasado, se registró justamente eso: una ampliación de la brecha entre las tasas de interés de corto y largo plazo a favor de los rendimientos de corto plazo.

¿Qué implica la ampliación de la brecha entre tasas de interés?

Imagen: Especial

Dicho de forma muy sencilla, significa que la situación se orienta con una perspectiva de bajo crecimiento económico. En principio porque los compradores dentro del mercado de bonos mandan la señal de que no confían que tendrán mejores ganancias si invierten a largo plazo, a que si lo hicieran en el corto plazo.

Veamos los rendimientos de los Certificados de la Tesorería (Cetes) frente a los de tasa fija (Bono M). El rendimiento de los Cetes a 28 días fue de 8.15 por ciento, mientras que el del Bono M a tres años fue de 7.37 por ciento.

Esto significa una brecha de 0.78 por ciento a favor de los Cetes, la mayor distancia desde febrero del 2001, de acuerdo con los datos del Banco de México (Banxico).

“Como esperábamos, los inversionistas mostraron un fuerte apetito por instrumentos de corto plazo ante un ambiente dovish en el mundo, que pudiera influir en una menor tasa de fondeo en México en este segundo semestre del 2019”, dijeron analistas de Banorte.

Imagen: Especial

El bono M a 3 años, con vencimiento en diciembre del 2021, tuvo una reducción en 2.02 veces de su demanda, lo que puede aumentar la presión para bajar el valor de su tasa. Por otro lado, el valor de los Bonos en Unidades de Inversión (Udibonos) de tres años se ubicó en 3.46 por ciento, 0.4 por ciento menos de lo que valía en la subasta previa.

Esta brecha entre las tasas de interés, se suma como indicador de recesión a los pronósticos sobre crecimiento económico en México de otras instancias nacionales e internacionales. El Fondo Monetario Internacional, por ejemplo, volvió a recortar su expectativa de crecimiento económico para México por debajo del uno por ciento.

Con información de El Financiero