Coronavirus, petróleo y cómo afecta a México: una crónica

Hacemos una crónica de los sucesos que desencadenaron este lunes negro
Imagen: Unsplash

El día de ayer, amanecimos con la noticia de que el peso se está cotizando en más de 22 pesos, luego de que el precio del petróleo se cayera en un 30 por ciento a lo largo del fin de semana. Pero, ¿cómo llegamos a esto? Esta crónica te ayudará a entender la cadena de sucesos que propiciaron este lunes negro en el mundo, y también cómo se verá afectada la economía mexicana por estas circunstancias.

Coronavirus y el desacuerdo de la OPEP

Imagen: Unsplash

En diciembre del año pasado, se originó el brote del Coronavirus de Wuhan que actualmente tiene alarmado al mundo. Para mediados de enero del 2020, ya empezaban a verse los primeros efectos negativos sobre la economía: cayó la demanda de petróleo en China y se desataron las primeras preocupaciones que se reflejaron en su precio.

Para contener los efectos económicos negativos ante el avance del Coronavirus en el mundo, los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) tendrían una reunión el pasado viernes 6 de marzo donde se discutiría una estrategia para estabilizar el precio del petróleo.

La estrategia implicaba recortar la capacidad productiva de los países miembros de la OPEP en más de un millón de barriles por día, y en aproximadamente 500 mil para los que no son miembros de este organismo (como Rusia y México), con el fin de compensar la baja en la demanda de hidrocarburos.

Imagen: Unsplash

Sin embargo, no se logró llegar a un acuerdo. Principalmente debido a la oposición de Rusia frente a la estrategia. Los países miembros de la OPEP ya habrían dejado claro que sin la participación de los otros países en la estrategia, no habría acuerdo y, por ende, no tomarían voluntariamente un recorte en su capacidad productiva.

Al fracasar el acuerdo, Arabia Saudita inició una “Guerra de precios” sobre el petróleo, no sólo amenazando con reducir drásticamente el precio del barril de crudo, sino también con aumentar aún más su capacidad de producción diaria. Los saudíes afirmaron que pueden llegar a una capacidad productiva de más de 12 millones de barriles de petróleo al día, lo que implicaría una agudización de la crisis que se avecina.

Se pasó de una estrategia para estabilizar el precio del petróleo, a una forma más agresiva de ganar posición en el mercado. Arabia Saudita lo puede hacer, porque tiene la capacidad productiva, pero prácticamente ningún otro país puede sostener a largo plazo una situación como la que está anunciada. La caída del precio del petróleo este fin de semana es la primera muestra de los efectos que esto podría tener para la economía mundial.

¿Cómo afecta a México?

Imagen: Unsplash

Los primeros impactos de esta situación no se dejaron esperar en México. De acuerdo con información de El Financiero, además de la cotización del dólar en casi 23 pesos, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) tuvo una caída de más de 2 mil 500 puntos. La mayor caída desde la crisis del 2008. El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), se desplomó en un 6.42 por ciento, colocándolo en niveles parecidos a agosto del año pasado.

Sin embargo, la situación puede tener consecuencias todavía más agudas en el mediano plazo. En primer lugar, porque una quinta parte del presupuesto del gobierno de México proviene del petróleo. Si bien es cierto que este último está protegido gracias a las coberturas petroleras – las cuales aseguran un precio de 49 dólares el barril -, también es verdad que para que se active el seguro, el precio del crudo debe mantenerse bajo por varios meses.

Esto implica que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador tendrá que hacer ajustes importantes para el presupuesto del próximo año, y también tendrá que contratar nuevas coberturas petroleras que seguramente protegerán por un precio más bajo.

En segundo lugar, la subida del precio del dólar tiene un impacto negativo en las empresas importadoras, pues encarece los productos que entran al país. Pero no sólo eso, también limitaría la posibilidad del Banco de México (Banxico) de seguir recortando las tasas de interés, ya que éstas ayudan a estabilizar el valor del peso. Especialmente en contextos donde hay estancamiento de la economía.