¿Conviene eliminar el efectivo? Estos son los países más cerca de lograrlo

Te contamos los pros y contras y qué países van más avanzados en esta materia
Imagen: Especial

Las tarjetas, la bancarización y el mundo digital podrían haber puesto en entredicho el uso de efectivo. Incluso el efectivo en altas denominaciones es usado como medio de transacción por criminales, dado que es más difícil de rastrear y es posible llevar (cuando hablamos de dólares o euros) importantes cantidades en espacios físicos reducidos.

Sin embargo, no todo el uso del efectivo es delictivo. Más bien el mundo enfrenta un debate sobre la conveniencia de suprimirlo y optar por otras formas de pago. Como ventajas, podríamos enlistar:

  • Dificultaría la financiación de actividades criminales. De este modo, como sugieren algunos estudios, podría dificultarse el flujo de efectivo de las organizaciones criminales. Actividades como el narcotráfico, el lavado de dinero o la corrupción podrían ser más complicadas.
  • Podría haber políticas monetarias más eficientes cuando hay bajos tipos de interés.
  • Disminuiría los costos por hacer dinero. Esta modalidad ya no exige acuñación, impresión ni transporte del dinero, lo cual reduce a su vez la necesidad de usar camiones blindados.
  • Podría promover la inclusión financiera
  • Reduce la posibilidad de contagiarse por virus o bacterias al intercambiar.

Imagen: Especial

Sin embargo, no debemos perder de vista:

  • Hay actividades criminales que ya se realizan sin efectivo y por debajo de la ley a través de Bitcoin y su blockchain, lo cual encripta el emisor y receptor de un pago.
  • Sin dinero físico, tiene que haber regulaciones para evitar que los bancos o gobiernos creen dinero de la nada.
  • En países con rezagos digitales, podría ser contraproducente eliminar el efectivo, porque antes que promover la inclusión, reproduciría la exclusión.

De acuerdo con el medio internacional The Conversationen Europa, los países que están más cerca de eliminar el efectivo son Finlandia, Dinamarca y Suecia, los países del Benelux, Francia, Alemania, Austria y Estonia. Esto se debe a que son los países que utilizan menos los pagos en efectivo para las operaciones habituales.