Las crisis también son oportunidades: comienzan a construir casas con sargazo

Dicen que lo que es una crisis para muchos, es una oportunidad para otros. Pues justamente eso está sucediendo con la plaga de sargazo que azota el Caribe mexicano, ya...
Imagen: Especial

Dicen que lo que es una crisis para muchos, es una oportunidad para otros. Pues justamente eso está sucediendo con la plaga de sargazo que azota el Caribe mexicano, ya que han empezado a utilizar esta alga para construir viviendas.

Esta plaga de algas ha sido aprovechada por Omar Velázquez Sánchez, quien ha comenzado a fabricar ladrillos para la construcción de viviendas, que han resultado ser muy resistentes, además de que tienen condiciones térmicas óptimas para casas de la región de la Península de Yucatán, que se caracteriza por sus altas temperaturas todo el año.

Imagen: Especial

En entrevista para Excélsior, Omar Velázquez explicó que se realizaron pruebas de resistencia a los ladrillos hechos de sargazo que resultaron muy positivas. Señaló que además de esa característica el ladrillo de este material es térmico, orgánico y con buena acústica.

Respecto a la rentabilidad de este material, Velázquez señaló que es más barato que los bloques de cemento, los cuales en Quintana Roo y Yucatán cuestan ente 12 y 12.70 pesos cada uno, mientras que el ladrillo de sargazo cuesta alrededor de 10 pesos, un 30% menos.

Imagen: Especial

El empresario ha señalado que este material ya fue utilizado para construir viviendas y que, de hecho a los desarrolladores inmobiliarios les ha parecido muy atractivo, ya que, por ejemplo, una constructora compró este material para construir un desarrollo inmobiliario de alta gama en Tulum.

Finalmente, este nuevo material representa una oportunidad para construir casas de bajo costo que beneficiarían a poblaciones de bajos recursos. Esto sin mencionar la sustentabilidad, ya que el material es 100% orgánico. Según cálculos de Velázquez, una casa de 40 metros cuadrados construida con este material tendría un precio máximo de 160 mil pesos.

Con información de Excélsior