CEOs que hacen ‘Home Office’ te aconsejan qué hacer para ser productivo en casa

Hoy en día el Home Office se está poniendo de moda y, poco a poco, se empieza a aceptar dentro de las estructuras laborales tradicionales como una alternativa viable y pertinente...
Imagen: Especial

Hoy en día el Home Office se está poniendo de moda y, poco a poco, se empieza a aceptar dentro de las estructuras laborales tradicionales como una alternativa viable y pertinente a las necesidades del mercado de trabajo. También no vamos a negar que es el sueño de todos poder despertar e ir a trabajar en pijama en el cuarto de al lado de nuestra cama, pero ¿realmente seríamos productivos así o qué tendríamos que hacer para lograrlo?

Aquí te dejamos algunos consejos y ajustes que CEOs de diferentes compañías, que además trabajan remotamente, te recomiendan que ejecutes para que no pierdas tu trabajo porque te la pasas distrayéndote cuando te quedas a chambear desde casa.

Imagen: Especial

1.- Crea una separación clara y tajante entre el trabajo y la casa

Ya sea que ocupes un cuarto de tu casa exclusivamente para montar tu espacio de trabajo u oficina, o que puedas aislarte de tu vida doméstica con un escritorio dedicado únicamente a esta labor, CEOs de empresas como Basecamp o InVision, que han implementado el Home Office en sus propias vidas, recomiendan crear de alguna forma esta separación, aunque sea psicológica, con el objetivo de evitar las distracciones inevitables del hogar. Para ellos, es incluso suficiente tener una puerta que cierre con llave para establecer la distancia necesaria entre el área y tiempo laboral del de casa.

2.- Empieza en un espacio desde cero

De acuerdo con los CEOs que trabajan remotamente, fue importante que al elegir un espacio dentro de sus casas destinado sólo a su vida laboral, antes de decorarlo o equiparlo, empezarán desde cero; es decir, evaluar el espacio cuando esté completamente limpio, para luego comenzar a visualizar el equipamiento necesario para hacerlo un espacio laboral autocontenido, del cual no necesites salir porque te falta esto o aquello para trabajar o en el cual no te vas a sentir cómodo porque no tiene espacio suficiente para incluir todo lo que te hace sentir en armonía.

Imagen: Especial

3.- Decora el espacio de trabajo con imágenes o motivos que te inspiren laboralmente

No sólo es importante que equipes tu espacio de trabajo con puras cosas funcionales (como el escritorio, la computadora o los archiveros), sino también que lo decores a tu gusto. Trabajar en un espacio que te hace sentir bien tiene efectos positivos en tu rendimiento y concentración.

Por eso, los CEO’s que hacen Home Office recomiendan no sólo hacer sentir que el espacio que destines a tu área de trabajo se sienta como oficina, porque tiene todo aquello que necesitas funcionalmente para trabajar, sino también se sienta como ‘tú’ oficina, porque está decorado con imágenes que te motivan o inspiran laboralmente. O si no, objetos que te ayuden a despejarte mentalmente y sentirte tranquilo.

4.- Tener un segundo lugar para sentarte

Puede ser una silla diferente que la que tienes frente a tu escritorio, un sillón individual o un banco cómodo. Lo relevante es que tengas un segundo lugar donde sentarte dentro de tu espacio de trabajo, para poder moverte y cambiar de perspectiva. Puedes pensarlo como un lugar donde piensas, diferente al lugar donde ejecutas. Sólo con sentarte en un lugar diferente puede ayudar a desatorar tus ideas o por lo menos romper la sensación de monotonía, aliviando así tu saturación mental.

Con información de Fast Company