¿Qué implicaciones tiene el recorte de S&P a México?

Te explicamos cuáles son las consecuencias de la baja en la calificación soberana
Imagen: Especial

El día de ayer, la calificadora internacional, Standard & Poor’s (S&P) anunció un recorte en la nota soberana de México, pasando de BBB+ a BBB, lo cual representa un duro golpe para la economía y  las finanzas públicas del país, que ya de por sí se encuentran en un mal momento por la crisis global del COVID-19 y por la caída de los precios internacionales del petróleo.

Además hay que recordar que junto con el recorte en la calificación, la calificadora puso la perspectiva como negativa, esto significa un aviso de que en los próximos meses la institución podría volver a rebajar la calificación en un escalón más, lo que pondría a México a un nivel del grado especulativo de inversión. En ese sentido, la baja en la calificación representa un duro golpe para la confianza en toda la economía mexicana.

De hecho, lo último que necesitaba México en un contexto como el actual era que se degradara la deuda soberana. Esta situación pone en una situación bastante complicada a la economía mexicana y, por supuesto, a las finanzas públicas.

Imagen: Especial

Este recorte a la calificación no solo impacta a la deuda soberana del país y a las finanzas y empresas públicas, sino que también afecta a toda la iniciativa privada, ya que trae consigo recortes en la calificación crediticia de las empresas mexicanas, lo cual les resta competitividad en el mundo. De entrada, según un artículo de la revista Alto Nivel, complica el acceso a créditos a prácticamente toda la economía mexicana, además de que la tasa de interés por obtenerlos es mayor, debido a que el riesgo es mayor.

No obstante, esa no es la única consecuencia que tendrá la baja en la nota soberana, estas son algunas otras:

  • Acceso restringido a mercados de financiamiento: esto quiere decir que para el gobierno como para las empresas mexicanas será más caro acceder a créditos en el mundo.
  • Aumento del riesgo financiero para México: el país perderá atractivo para los inversionistas, así que para cuando se normalice la situación, habrá destinos más atractivos que México.
  • No bajarán las tasas de interés como deberían: la baja en la calificación restringe el rango de acción de la política monetaria de Banxico, que ante la desaceleración debería comenzar a bajar las tasas de referencia, sin embargo, con una mala calificación, el banco central será más cauteloso y México perderá competitividad.
  • Reacción en cadena hacia empresas públicas y privadas: La baja en la nota soberana contagiará a empresas públicas, principalmente Pemex que ya se encuentra en risgo financiero, así como a empresas privadas mexicanas.
  • Desaceleración del PIB: todos los impactos antes mencionados se traducen en una desaceleración de la economía del país. Si tomamos en cuenta el entorno que tenemos actualmente, en donde ya se prevé una recesión fuerte, de entre el 3 y el 5% para 2020, con la reducción de la nota la crisis podría ser más profunda.