En qué debes fijarte antes de comprar una buena corbata

Hay quien la usa como una condecoración de guerra y muchos otros la lleva sin ganas
Imagen: Unsplash

Antes de comprar una buena corbata se deben observar elementos como el tejido, el corte y la caída, eso quiere decir si es larga y elegante y así destaca como la cualidad más sobresaliente.

¿Por qué una corbata es un accesorio imprescindible? En determinados ambientes laborales, sea un entorno financiero, abogacía, banca y hombre de negocios en general, hay quien la usa como una condecoración de guerra y muchos otros la lleva sin ganas, ni gracia ni intención alguna de usarla solo porque los obligan, como si fuera el uniforme escolar.

Se debe entender que al momento de lucir un traje, no son muchos los complementos que se le permiten al guardarropía masculino a la hora de aportar algo de personalidad como son: los zapatos, las mancuernillas, el cinturón y la corbata.

Imagen: Unsplash

Te decimos en qué debes fijarte antes de decidirte por una corbata

El tejido y la caída

Hay infinidad de corbatas que aseguran ser “cien por ciento seda” esto casi nunca es cierto. Casi todas ellas poseen una entretela que no es de seda, también hay que destacar que no todas las sedas son iguales.

Lo vital es comprobar que la pieza posea el peso y el cuerpo suficiente como para aportar una elegante caída.

Las corbatas manufacturadas con sedas demasiado carecerán de una caída natural, te darás cuenta por su aspecto rígido, caso contrario son los materiales excesivamente ligeros proporcionarán como resultado una pieza propensa a las arrugas, explica El Economista.es.

Algunos trucos antes de comprar

La calidad real de la corbata que uno está a punto de comprar se puede comparar al propinar antes un ligero pellizco a la superficie. Si el tejido regresa pronto a su estado original, nos hallaremos ante una corbata de campeonato. Si, por el contrario, la arruga persiste, tarda demasiado en recuperar su forma, es una pieza de baja calidad.

Otro tip es que se tome una corbata por el extremo más delgado y que la pieza se despliegue, por acción de la fuerza de la gravedad, así se podrá comprobar el modo en que se precipita hacia el suelo. Cuanto más limpia sea la caída y menos giros realice hacia los lados, mucho mejor.

En una corbata de calificación alta, debemos cerciorarnos de que ni las puntadas ni el hilo utilizado para remachar la prenda sean apreciables a simple vista.

La prueba del algodón

La verdadera prueba del algodón de una corbata bien confeccionada consiste en comprobar si ha sido cortada exactamente a 45 grados porque no es habitual encontrar firmas que cumplan con este duro requisito.

¿Cuál es el ‘Rolls Royce de las corbatas’?

Estas son las denominadas seven-fold, o corbatas de siete pliegues. Su principal característica es que carecen de entretela alguna, ya que se confeccionan doblando un trozo de seda siete veces, cuatro veces por un borde y tres por el otro.

El proceso de creación de este tipo de prenda requiere una pieza de seda mucho más extensa de lo normal, toda la estructura interna de la corbata está compuesta exclusivamente por el propio corte de tela, encareciendo así la manufactura por un lado, pero evitando así por otro las costuras añadidas.

Para comprobar si una corbata es realmente o no una pieza de siete pliegues basta con desplegar la pala de la misma por su parte trasera.

Imagen: Unsplash

Son artículos normalmente artesanales, fuera del circuito industrial, cuya confección ofrece unos niveles de refinamiento, exclusividad y elegancia máximos.