¿Conviene más comprar o construir una casa para tu bolsillo?

Redacción Oink Oink
Imagen: Especial

¿Conviene más comprar o construir una casa? Los factores que influyen para tomar esta decisión son básicamente tres: temporal, espacial y económico. El factor temporal se refiere a que deberás considerar un tiempo relativamente largo, algunos meses, para que tu casa sea habitable en caso de decidirte por construir la vivienda. En cambio, una vivienda ya construida puede ser habitada en cuanto se firman los documentos.

Te recomendamos: Te decimos cómo puedes comprar una casa sin comprobar tus ingresos

El factor del espacio, la casa debe responder a tus necesidades y las de tu familia. Si tu familia la componen tú y tu pareja, jóvenes profesionales que no planean tener hijos, posiblemente una vivienda con dos habitaciones en un fraccionamiento cumpla con tus necesidades, pero no con tus expectativas ya que cuentas con la facilidad de obtener un crédito o de hacerte de un buen monto de ahorro para comprar un terreno y construir a tu gusto.

El factor económico. Éste contempla fijar el monto con el que se cuenta, y las posibilidades se amplían aún más. Si cuentas con la liquidez para comprar una casa de contado, tendrás la opción de elegir entre un amplio mercado de viviendas la que más se adapte a tus necesidades, o bien comprar un terreno y proyectar la residencia. Si no cuentas con ello, existen los créditos hipotecarios tanto bancarios como institucionales.

Imagen: Especial

Si cuentas con un trabajo estable, ya sea como empleado, autoempleado o empresario, puedes adquirir algún tipo de crédito hipotecario. Existen los bancarios y los institucionales, los cuales son una prestación que como derechohabiente te has ganado, ya sea del sistema federal o del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Bancos llegan a ofrecer montos de hasta 80% del valor de la vivienda

Los bancos llegan a ofrecer montos de hasta 80% del valor de la vivienda, en pesos y con una tasa definida desde el origen de tal modo que las mensualidades de pago se mantienen estables a lo largo de la vida del crédito. Sus principales requisitos son contar con un buen historial crediticio y tener al menos un par de años como cliente.

En el caso de las instituciones, en México existen los créditos hipotecarios de Fovissste y de Infonavit. El Fovissste se ofrece a los trabajadores del sector federal que se encuentren en activo, ya sea de base, eventuales o de confianza, mientras que el Infonavit es una prestación que se brinda a los trabajadores afiliados al Seguro Social. En cada uno de ellos se deben tener un salario que supere el mínimo vigente y que el patrón esté haciendo las aportaciones pertinentes, explica Homify.

Antes de enamorarte de una casa considera el crédito al que accederás

Antes de enamorarte de una casa debes consultar el monto del crédito que se te puede ofrecer y las condiciones del mismo, la tasa de interés y la unidad de compra. Recuerda que, entre pesos, UMAs y VSM, lo más conveniente es el crédito en pesos, con una tasa fija permanente y un monto de descuento mensual con el que podrás programarte sin preocupaciones.

Beneficios de comprar una casa construida

  • Obtendrás una vivienda ya terminada y seguramente y lista para ser habitada.
  • Ningún arquitecto evaluará las necesidades de tu familia ni tendrás que dar vueltas al sitio

Los contras de comprar tu casa

  • Tu casa no contará con un diseño, estilo, distribución ni espacios personalizados y que respondan a tus expectativas.
  • Seguramente le faltarán acabados, será necesario instalar un aire acondicionado, revestimiento en pisos y paredes.
  • El patio será únicamente un sitio vacío de tierra, y en algún momento requerirás expandir, ampliar o reformar algunas áreas.

Beneficios de construir tu propia casa

  • Se respetará el programa de necesidades a la perfección, visualizando incluso las necesidades que surjan en un futuro y con la posibilidad de resolverlas desde el presente.
  • Su diseño será a tu entero gusto, con el estilo de tu preferencia, los materiales, colores, texturas, mobiliario y detalles constructivos que tú prefieras
  • Podrá programarse en fases según la liquidez económica con que cuentes, siempre y cuando tengas a profesionales trabajando en el diseño y la construcción.

Los contras de construir tu propia casa

Imagen: Especial

  • La contratación de un equipo de expertos, ya sea un arquitecto que lleve a cabo el proyecto completo incluyendo la obra.
  • Rentar una vivienda mientras la tuya está terminada.
  • Descapitalizarte al menos para arrancar la obra, considerando la compra de materiales y los primeros honorarios de los profesionales.

Las recomendaciones finales si eliges construir una casa

En el mercado de viviendas hay opciones desde económicas y de interés social, que son de 28 hasta 50 metros cuadrados, viviendas de nivel medio alto, que llegan a costar entre 450 y un millón de pesos.

Ponte un límite, un monto total que considere la construcción y acabados hasta el punto de ser habitable, incluyendo los revestimientos y el mobiliario indispensable como los baños y la cocina. Si este monto lo obtienes por medio de un crédito, el pago no debe exceder una tercera parte de tus ingresos mensuales, pues tienes que asegurar los gastos de manutención y los ahorros necesarios para la salud, el transporte e imprevistos.

No olvides la ubicación deberás decidirte por una zona de fácil y rápido acceso, que tenga más de una vía primaria de comunicación y que se encuentre cerca de zonas comerciales, escolares y de servicios. Asimismo, contempla los alrededores, las vialidades alrededor y el resto de los desarrollos habitacionales, pues de ello depende el valor predial del terreno y que éste vaya aumentando o no con el paso del tiempo.

¿Tener un terreno grande?

El tamaño del terreno dependerá de las necesidades de tu familia: si requieres de un garaje amplio y les gusta pasar tiempo en el jardín o la terraza, un predio amplio es la solución. El tamaño de la construcción debe responder exclusivamente a las necesidades de tu familia y tuyas, es decir, no te limites a construir pequeñas habitaciones o una cocina reducida con tal de ahorrar.