¿Cómo puedo cambiar mi nómina de banco?

La portabilidad de nómina es gratuita: Te contamos cómo realizarla
Imagen: Unsplash

La portabilidad de nómina es tu derecho a transferir tu sueldo, como titular de la cuenta en la que depositan tu salario, al banco que tú elijas. Este trámite no genera costos para ti.

Para poder hacer efectiva tu portabilidad, debes tener en consideración que participan dos cuentas:

  • Ordenante: es la que tramita la empresa para la que trabajas. Esta es en la que recibes tus prestaciones laborales, como salarios o pensiones.
  • Receptora: la cuenta abierta por ti en el banco de tu preferencia. Aquí se transferirán tus prestaciones laborales. Deberás verificar las comisiones por depósito, dependiendo el tipo de cuenta (de ahorro o de cheques) en la que se realizarán las operaciones.

¿Cómo cambiar de banco?

  • Solicita al banco que lleva tu cuenta de nómina que cuando reciba tu dinero lo transfiera a tu cuenta en otra institución. Deberás:
  • Si no tienes una cuenta receptora, pregunta en el banco de tu elección los documentos para abrirla.
  • Acudir a la sucursal del banco donde te depositan (cuenta ordenante).
  • Pide y llena un formato de transferencia
  • Presenta la siguiente documentación:
      • Contrato
      • Estado de cuenta
      • tarjeta de débito (con tu nombre impreso)
      • Identificación oficial
  • Entrega la solicitud ante el banco de  tu elección. Una vez concluido el trámite, el servicio deberá empezar a funcionar a más tardar diez días hábiles a partir del siguiente día que presentaste tu solicitud.

Imagen: Especial

  • También puedes realizarlo directamente en la empresa que trabajas. Sin embargo, la empresa tiene que posibilitarte este trámite. Así puedes hacerlo:
  • Verifica en el área de administración si puedes realizar la portabilidad de nómina.
  • Si es posible hacer el procedimiento, proporciona a esta área los 18 dígitos de tu Clave Bancaria Estandarizada (CLABE), para que ahí recibas tu sueldo.

No pierdas de vista que antes de la transferencia de banco a banco, la institución ordenante tiene derecho a retener las cantidades para las que hayas autorizado previamente la domicialización y que correspondan al pago de créditos y servicios.

Si ya iniciaste el trámite, pero buscas cancelarlo, puedes pedir a la institución ordenante que cancele la transferencia a la institución que la recibiría.