¿Qué es el “cisne verde” y por qué detonaría la próxima crisis financiera?

Puede tener un impacto directo en el crecimiento económico de un país
Imagen: Unsplash

La metáfora de un cisne verde refiere a una crisis financiera provocada por el cambio climático. “Los cisnes verdes son eventos con un potencial extremadamente perturbador desde el punto de vista financiero”, explica El Universal.

Los fenómenos meteorológicos extremos, como los incendios en Australia o los huracanes en el Caribe han aumentado su frecuencia y magnitud, provocando grandes costos financieros.

Imagen: Unsplash

Esos costos, asociados a recortes en la producción, alzas repentinas de precios o destrucción física de centros productivos, pueden tener un impacto directo tanto en el crecimiento económico de un país, como en la salud financiera de empresas e instituciones financieras.

Otra situación es el cambio abrupto en las regulaciones, como podría ser una repentina prohibición para extraer combustibles fósiles. Si se produce un efecto cascada, el pánico contagia a otros inversores que terminan tirando activos a la basura.

Todos estos riesgos están en la mira de los bancos centrales y los reguladores del sistema financiero para tratar de encontrar alguna forma de anticipar o prepararse ante la llegada de un cisne verde.

¿Qué hacer ante la llegada de un cisne verde?

Los modelos predictivos del pasado no están diseñados para responder a esta nueva amenaza climática. Expertos advierten que si se produce una crisis financiera como ocurrió en 2008, los bancos centrales ya no tendrían cómo “salvar al mundo”.

En esa oportunidad, los bancos centrales jugaron un rol vital para contener una catástrofe económica bajando las tasas de interés a niveles históricamente mínimos.
Las tasas aún están bajas, lo que no les deja poco espacio de maniobra para estimular las economías y empujar el crecimiento económico.

Larry Fink, director ejecutivo de BlackRock, el mayor fondo de administración de activos del mundo, advierte que el cambio climático está a punto de provocar un cambio fundamental en el sistema financiero.

En ella explica que “el cambio climático se ha convertido en un factor determinante en las perspectivas a largo plazo de las empresas” y anticipa que tendrá lugar una importante reasignación de capital “antes de lo previsto”.

Aunque Fink no es una autoridad política ni monetaria, su empresa administra activos valorados en casi 7 billones de dólares. Por eso se le escucha con atención.

Estos son los 5 grandes riesgos del Cisne Verde

Riesgo crediticio: El cambio climático puede inducir un deterioro en la capacidad de los deudores para pagar sus compromisos. Además, la posible depreciación de los activos utilizados como garantía de los préstamos.

Riesgo de mercados: Si hay un cambio brusco en la percepción de rentabilidad de los inversores, pueden producirse ventas rápidas de activos y desencadenar una crisis financiera.

Imagen: Unsplash

Riesgo de liquidez: El riesgo de liquidez también podría afectar a los bancos y a las instituciones financieras no bancarias.

Riesgo operativo: se produce cuando, producto de un evento climático extremo, las oficinas, los sistemas informáticos o los centros de datos pueden verse afectados.

Riesgo de cobertura: en el sector de las aseguradoras, podría desencadenarse una cantidad de reclamos mayor a la esperada, poniendo en jaque a las empresas.