Te revelamos el secreto de por qué no pasas botellas de agua en aeropuertos

Es un protocolo internacional por un intento terrorista que ocurrió hace varios años
Imagen: Unsplash

Es un día caluroso o simplemente vas agitado y sediento para llegar al aeropuerto y antes de abordar tu vuelo bebes una botella de agua pero ya sabes que no puedes pasarla en los aeropuertos, lo obvio es porque las aerolíneas buscan hacer negocio y lo que deseas te lo venden al triple del precio habitual.

No es de extrañar que los pasajeros prefieran comer o beber en la calles o en sus casas a consumir algo en los aeropuertos.

Imagen: Unsplash

El agua embotellada llama la atención porque al ser práctico es uno de los artículo que nos quitan al pasar por el punto de revisión previo a la última sala en la que esperaremos nuestro vuelo, explica Mi Bolsillo.

El agua, otros líquidos, aerosoles u objetos con filo, y son nombrados como peligrosos.

El misterio es ¿por qué te quitan las botellas de agua cuando vas a viajar en avión?

Más allá de querer obligarte a consumir sus productos. En realidad, se trata de una medida de seguridad que corresponde a un protocolo internacional con un frustrado ataque terrorista que ocurrió hace varios años.

Hace 13 años, la CIA y MI5 de Inglaterra ejecutaron un operativo conocido como Operación Overt, para detectar los movimientos de Abdulla Ahmed Ali, quien viajaba de regreso al Reino Unido. Mientras revisaban su maleta, hallaron una botella que contenía una bebida hecha con pilas y polvo naranja.

Cuando revisaron a detalle la botella, se percataron que tenía un hoyo diminuto y oculto, aunque aparentaba estaba sellada. Se trataba de un compuesto químico con base en peróxido de hidrógeno, que funcionaría como explosivo en lo que después se conoció como una misión para hacer estallar siete aviones que iban de Londres con destino a la Unión Americana.

Así que distintos gobiernos y aeropuertos optaron por un protocolo de seguridad que impidiera la posibilidad de otro atentado, al menos con este mecanismo.

Imagen: Especial

Desde entonces te permiten 100 ml de líquido porque la cantidad no sería suficiente para provocar daño significativo, pero, si tratas de abordar a un vuelo con más de esa cantidad de agua u otros líquidos y podrías tener problemas.