Bill Gates apoya laboratorios; darán 120 millones de pruebas de Covid-19 a 5 dólares

El precio actual de los tests está en un máximo de 5 dólares pero se espera que se abaraten
Imagen: pixabay

Al rededor de 120 millones de tests de diagnóstico rápido del coronavirus serán puestos a disposición de países de bajos ingresos y medios a un precio máximo de 5 dólares por unidad, reveló la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, los laboratorios Abbott y SD Biosensor acordaron con la Fundación Bill & Melinda Gates “hacer disponibles 120 millones de estos nuevos tests de diagnóstico rápido del Covid-19 altamente portables y fáciles de usar durante un periodo de seis meses”.

Imagen: Sea.mashable

Destacó, en una conferencia de prensa celebrada en Ginebra, el precio actual de los tests está en un máximo de 5 dólares por unidad, pero se espera que se abaraten.

“Esto permitirá la expansión de los tests, sobre todo en áreas de difícil acceso que no tienen instalaciones de laboratorios o carecen de trabajadores de salud suficientemente entrenados para realizar los tests”, dijo Tedros.

 

Brotes de coronavirus son limitados

La recuperación de la economía estadounidense debería continuar, pero esto depende de que las personas usen mascarillas para frenar el avance del coronavirus y de la eventual distribución de una vacuna, dijo el martes el presidente de la Reserva Federal de Filadelfia, Patrick Harker.

Puesto que la economía mejora más rápido de lo esperado inicialmente tras la recesión en la que cayó durante la primavera, Harker señaló que el futuro “depende de un declive sostenido de las nuevas infecciones probablemente como resultado de uso casi universal de mascarilla que asegure brotes solo esporádicos”, dijo Harker en un foro virtual.

Comentó que el camino de la recuperación se sostendría “asumiendo, además, que habrá una vacuna ampliamente disponible para mediados o fines del año próximo”.

Numerosas vacunas están actualmente en etapas de ensayos clínicos, pero su éxito y ritmo de desarrollo no están garantizados. Estados Unidos está lejos de suprimir la propagación del virus y ni siquiera tiene protocolos nacionales sobre el uso de mascarillas.