¿Austeridad? Mantener avión presidencial en EE.UU. costó 1.7 mdd: Banobras

El gobierno de AMLO ha dicho que hay dos posibles compradores de la aeronave
Imagen: lopezobrador.org

El costo de mantenimiento y preservación del avión presidencial, durante su estancia en Victorville, Estados Unidos fue de 1.7 millones de dólares, así lo reveló el director de Banobras.

De acuerdo con el funcionario, la aeronave TP01 Boeing 787-8, denominada “José María Morelos y Pavón” se encuentra “en mejores condiciones de como la recibimos”.

“El avión cuenta con todas las certificaciones de mantenimiento. Los costos de preservación en Victorville fue de 1.7 millones de dólares”, dijo Mendoza en conferencia de prensa en el Hangar Presidencial del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

“Hoy podrán atestiguar que el avión se encuentra en excelentes condiciones, me atrevería a decir que transcurrido un año y siete meses se encuentra en mejores condiciones de cómo la recibimos”, explicó.

El avión presidencial aterrizó en la Ciudad de México la semana pasada, luego de estar 19 meses resguardado en Estados Unidos.

El gobierno de López Obrador ha dicho que hay dos posibles compradores de la aeronave.

Antecedentes del avión presidencial

El Boeing 787-8 de lujo comprado por el expresidente Felipe Calderón y estrenado por Enrique Peña Nieto es el personaje principal de una telenovela en la que Andrés Manuel López Obrador busca deshacerse de la aeronave como prometió antes de llegar a la presidencia de México.

“No me voy a subir al avión presidencial, no voy a ofender al pueblo de México. Ese avión costó 7.500 millones de pesos, 218 millones de dólares. No lo tiene ni Obama, ni Trump. Lo vamos a vender y el dinero va a ser para beneficio de nuestro pueblo”, aseguraba López Obrador cuando era candidato presidencial.

Hoy, ante la falta de compradores, se anunció una rifa para sortear la nave. Después se añadió que se trataría de una lotería simbólica, y que se darían premios a los ganadores.

Imagen: Twitter @horacioduarteo

Y por último, el presidente anunció que serían los empresarios los que en realidad iban a pagar la lotería comprando la mayoría de los boletos. Casi un centenar de los hombres de negocios más poderosos del país.