Así transforman el aceite de cocina en combustible para el Metrobús 

Diez autobuses de la Línea 2 del Metrobús están funcionando con biocombustible a base de aceite de cocina
Imagen: Especial

Con la finalidad de avanzar hacia una economía circular, se puso en marcha un proyecto piloto para convertir el aceite de cocina quemado en biocombustible y utilizarlo en autobuses de la Línea 2 del Metrobús. De esta manera, se aprovechan estos residuos que, de otra manera, terminarían en las tuberías

Actualmente, diez unidades de la Línea 2 del Metrobús que va de Tepalcates a Tacubaya, ya se mueven por medio del biocombustible. Este bioaditivo es resultado del aprovechamiento de residuos y no del cultivo de plantas, es decir, es un claro ejemplo de economía circular

Diez autobuses de la Línea 2 del Metrobús están funcionando con biocombustible a base de aceite de cocina | Imagen: Especial

¿Cómo se utiliza el aceite de cocina en el Metrobús?

“Este biocombustible se está fabricando a base de desecho, a base de basura, es aceite comestible que se desecha en la Central de Abasto; pasa por un proceso químico que lo convierte en biodiésel”, explicó Roberto Capuano, director del Metrobús.

La tecnología para la realización del biocombustible fue desarrollada por el Instituto Politécnico Nacional. En tanto, el proceso para reutilizar el aceite quemado se lleva a cabo en la Planta de Biodiésel de la Central de Abasto (CEDA). 

El responsable de la Planta de Biodiésel CEDA, Felipe Neri, explica: “La planta de bioaditivo en la CEDA surge con base en la necesidad de tener fuentes alternas de energía limpia y sustentable dentro de la Ciudad de México”.

El proceso se lleva a cabo en la Planta de Biodiésel de la Central de Abasto | Imagen: Especial

Felipe Neri agregó que este biocombustible está certificado a nivel internacional. Además, explica que se puede utilizar en vehículos de transporte público, de carga y maquinaria para construcción

“Ahorita tenemos una mezcla de 10% de biodiésel en estos autobuses, podemos aspirar a llegar hasta el doble sin hacer modificaciones a nuestros motores”, destaca Roberto Capuano

Durante seis meses, se llevará a cabo esta prueba piloto y, de resultar satisfactorio, se implementará en otras líneas del Metrobús

Para saber más sobre éste y otros temas, síguenos en Oink-Oink.

Publicidad