¿Buscas rentar un departamento? Sigue estos consejos para evitar fraudes

Estás comenzando con la búsqueda de un departamento para rentarlo, antes de que lo hagas necesitas considerar estos puntos para asegurarte de no tener problemas al momento de firmar el...
Imagen: Especial

Estás comenzando con la búsqueda de un departamento para rentarlo, antes de que lo hagas necesitas considerar estos puntos para asegurarte de no tener problemas al momento de firmar el contrato de arrendamiento.

De acuerdo con la especialista de la Facultad de Derecho de la Universidad La Salle, María del Carmen Cendón; el presidente de Centro Urbano, Horacio Urbano y el gerente de operaciones de Homie, Marco Torres, quienes platicaron el Expansión, estos son los puntos que debes saber antes de rentar:

El contrato de arrendamiento debe ser totalmente claro, por lo cual debe incluir nombre completo del propietario o representante legal y del arrendatario, fecha de inicio y término, dirección completa, debes asegurarte que sea oficial; también, debe aparecer por escrito el costo mensual de la renta y la forma de pago.

Imagen: Especial

Otro detalle importante que debe venir en el contrato es todo lo que se va a rentar, es decir si incluye espacios de estacionamiento o bodega; además, si hay desperfectos y aclarar quién pagará los gastos de reparación y a cambio de qué. Y no sólo eso, debes estar seguro de que la persona con la que se esté haciendo el trato es el dueño o el representante legal.

Aunque suene lógico, la claridad en el contrato es muy importante para evitar malos entendidos y evitar caer en los llamados contratos leoninos, lo que significa que el arrendador puede decidir sobre las acciones, incrementos o hacer modificaciones sin previo aviso. No olvides que la firma del contrato tiene que estar en todas las hojas al calce y en la última página en el espacio para el propietario y el arrendatario.

Imagen: Especial

Entre los fraudes más comunes que hay al momento de rentar está que la persona que quiere rentar no entregue un aval real, es decir, que la propiedad no esté libre de gravamen, esté en un proceso legal o en una posición de embargo.

También, es bastante frecuente que en el contrato no se especifiquen las fechas de inicio y fin del arrendamiento y da paso a que se lleve a cabo un movimiento legal llamado prescripción, con el cual, el inquilino puede ir a los juzgados y reclamar el inmueble como suyo.

Finalmente, la persona que está rentando corre el riesgo de que, al no pedir una garantía de pago, el inquilino deje de pagar y cuando lo tratan de desalojar, el propietario entre en un juicio de por lo menos un año, tiempo en el cual no pagará la renta.

Con información de Expansión