Sale a la venta el primer análisis de sangre para ayudar a diagnosticar Alzheimer

Se vende bajo reglas más generales para laboratorios comerciales y no ha sido aprobado por EE.UU.
Imagen: pixabay

Una empresa ha comenzado a vender el primer análisis de sangre para ayudar a diagnosticar la enfermedad de Alzheimer, un salto en el campo que podría facilitar que las personas sepan si tienen demencia. También genera preocupación sobre la precisión y el impacto de tales noticias que alteren la vida.

Los expertos están recelosos porque los resultados clave de las pruebas no se han publicado y la prueba no ha sido aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA); se vende bajo reglas más generales para laboratorios comerciales. Pero coinciden en que hace mucho que se necesita una prueba simple que se pueda realizar en el consultorio de un médico.

Imagen: Unsplash

Escáner cerebral

Podría haberle ahorrado a Tammy Maida una década de viajes inútiles a los médicos que atribuyeron sus síntomas a la depresión, la ansiedad o la menopausia antes de que un escáner cerebral de 5 mil dólares el año pasado finalmente mostrara que tenía Alzheimer.

“Ahora tengo una respuesta”, dijo la exenfermera de 63 años de San José, California.

Si hubiera estado disponible un análisis de sangre, “podría haber tenido miedo de los resultados”, pero habría “saltado sobre eso” para averiguarlo, dijo.

Más de 5 millones de personas en Estados Unidos y millones más en todo el mundo tienen Alzheimer, la forma más común de demencia. Para ser diagnosticada, las personas deben tener síntomas como pérdida de memoria más evidencia de acumulación de una proteína llamada beta-amiloide en el cerebro.

Medir proteínas en un escaneo

La mejor manera ahora de medir la proteína es un escaneo cerebral PET costoso. Eso significa que la mayoría de las personas no tienen uno y se preguntan si sus problemas se deben al envejecimiento normal, al Alzheimer u otra cosa.

El análisis de sangre de C2N Diagnostics of St. Louis tiene como objetivo llenar ese vacío. Los fundadores de la empresa incluyen a los doctores David Holtzman y Randall Bateman de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, quienes dirigieron la investigación que condujo a la prueba y están incluidos en una patente que la Universidad de St. Louis autorizó a C2N.

Sobre la prueba

La prueba no está destinada a la detección general ni a personas sin síntomas; está destinada a personas de 60 años o más que tienen problemas para pensar y están siendo evaluadas para la enfermedad de Alzheimer. La compañía cobra mil 250 dólares (cerca de 25 mil pesos) y ofrece descuentos basados ​​en ingresos.

Solo los médicos pueden solicitar la prueba y los resultados se reciben dentro de 10 días. Se vende en todos los estados de Estados Unidos, excepto en unos pocos, y acaba de ser autorizado para la venta en Europa.

Mide dos tipos de partículas amiloides más varias formas de una proteína que revelan si alguien tiene un gen que aumenta el riesgo de contraer la enfermedad. Estos factores se combinan en una fórmula que incluye la edad, y los pacientes reciben una puntuación que sugiere una probabilidad baja, media o alta de tener acumulación de amiloide en el cerebro.

Si la prueba los coloca en la categoría baja, es una razón de peso para buscar otras cosas además del Alzheimer. Hay miles de cosas que pueden causar que alguien tenga un deterioro cognitivo, desde deficiencias de vitaminas hasta medicamentos.

Publicidad