Así funciona el decreto de AMLO de extinguir fideicomisos públicos

Más de 700 mil mdp de fideicomisos públicos quedarán extintos
Imagen: lopezobrador.org.mx

Con bombo y platillo se dio a conocer que la Secretaría de Hacienda publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto presidencial por el que se ordena la extinción o terminación de los fideicomisos públicos, mandatos públicos y análogos. Y la pregunta es eso ¿en qué nos beneficia?

Según el gobierno de López Obrador esto sirve para combatir el despilfarro de los bienes y recursos nacionales, y la administración de los recursos con eficiencia, eficacia y transparencia.

Imagen: lopezobrador.org.mx

Así, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador decreta que se lleven acabo “los procesos para extinguir o dar por terminados todos los fideicomisos públicos sin estructura orgánica, mandatos o análogos de carácter federal en los que funjan como unidades responsables o mandantes”, de acuerdo con el documento publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Esta es la lista de acuerdo con el último reporte trimestral de 2019 de Hacienda.

Imagen: SHCP

Primero hay que entender ¿qué es un fideicomiso?

Un fideicomiso es un contrato de una persona física, moral o ente de gobierno, denominada fideicomitente, transmite y destina bienes, derechos o recursos a una institución fiduciaria para que los administre en beneficio de una tercera persona.

Cuando hablan de fideicomiso sin estructura orgánica a qué se refieren

En la administración pública, estas figuras jurídicas se constituyen con el propósito de administrar recursos públicos destinados al apoyo de programas y proyectos específicos. Su función es auxiliar a los entes públicos en las atribuciones del estado en el manejo y dispersión de recursos, impulsando las áreas prioritarias del desarrollo.

¿Qué son los fideicomisos públicos?

Son aquellos que el gobierno federal o entidades paraestatales constituyen con el propósito de auxiliar al Ejecutivo Federal en las atribuciones del Estado para impulsar las áreas prioritarias del desarrollo.

¿Cuál es la finalidad de los fideicomisos?

Los fideicomisos están constituidos para la inversión y reinversión de recursos, realizar pagos con cargo a dicho fondo, en la administración de fondos a favor de trabajadores o empleados se usan para el pago de sus primas de antigüedad, pensiones, jubilaciones y fondos de ahorro.

De acuerdo con el Gobierno de México con estos 281 instrumentos se ahorrarán 250 mil millones de pesos. El dinero de los fideicomisos se utilizará para implementar el plan de recuperación económica ante la crisis por el Covid-19.

Los recursos se destinarán a cuatro objetivos fundamentales: Fortalecer los programas sociales, reactivación económica y otorgar créditos, apuntalar a Pemex ante la caída de los precios del petróleo y pagar deuda pública.

Este mandato instruye a todas las dependencias y entidades del país, las cuales comprenden a la Administración Pública Federal, la Oficina de la Presidencia de la República y los Tribunales Agrarios, según los términos de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y su Reglamento a extinguir los fideicomisos de este tipo. El monto total de estas dependencias asciende a 740 millones 572.7 mil pesos, de acuerdo con las cifras del 31 de diciembre de 2019 de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

El decreto que entra en vigor este 2 de abril. Dispone que los ejecutores de gasto deberán abstenerse de ejercer o comprometer recursos públicos federales con cargo a los fideicomisos públicos sin estructura orgánica, mandatos y análogos de carácter federal, a partir de la entrada en vigor del presente decreto.

Imagen: Unsplash

El dinero deberá ser entregado a más tardar el día 15 de abril del presente ejercicio fiscal y deberán otorgarse todos los recursos públicos a la Tesorería de la Federación. Además, el decreto faculta a Arturo Herrera, titular de la SHCP, para resolver las excepciones que sean necesarias, en coordinación con la Secretaría de la Función Pública, mismas que si no son contestadas en 10 días, se entenderán como negadas. Sin embargo, una parte del monto pasará a Hacienda listo para usarse.