Alemania podría entrar en recesión en el tercer trimestre y prende las alertas mundiales

El Banco Central Alemán (Bundesbank), en su informe mensual, cita la posibilidad de una “neta contracción” del PIB debido sobre todo a las tensiones comerciales internacionales y advierte que la...
Imagen: Especial

El Banco Central Alemán (Bundesbank), en su informe mensual, cita la posibilidad de una “neta contracción” del PIB debido sobre todo a las tensiones comerciales internacionales y advierte que la economía alemana podría contraerse de nuevo en el tercer trimestre del año y entrar en recesión.

Te recomendamos: Trump busca acuerdo comercial con China por panorama de recesión

La mayor economía europea en riesgo de una recesión técnica

De acuerdo con los datos preliminares de la Oficina Federal de Estadística, la economía alemana se contrajo 0.1% entre los meses de abril y junio, con un frenazo mayúsculo en las exportaciones. De cumplirse los augurios del Bundesbank para el verano, la mayor economía europea encadenaría dos trimestres consecutivos en negativo, lo que se traduce en una recesión técnica.

Imagen: Especial

Alemania rozó la recesión técnica ya en la segunda mitad de 2018, cuando la economía se contrajo un 0.2% en el tercer trimestre y el año cerró plano. Luego volvió a crecer con fuera, 0.4% en el primer trimestre de 2009. Las turbulencias de este año preocupan en un país que acumula nueve años consecutivos de crecimiento. La “continua desaceleración” en la industria es clave, según la valoración del Banco Central. La producción industrial cayó 5.2% en junio, su peor dato desde 2009.

Los sectores económicos orientados a la economía nacional y no tanto a las exportaciones, éstas cayeron 8% en junio, son los que menos se resienten de la inminente recesión, asegura el organismo alemán. El sector de la construcción es uno de los más activos actualmente y permite que la caída del PIB germano no sea más abultada.

Enfriamiento de la economía mundial

El enfriamiento de la economía mundial, la guerra comercial entre Estados Unidos y China y la incertidumbre de la industria alemana respecto al Brexit son los factores que lastran la economía germana. A esto se añade el cambio estructural en la potente industria automotriz, que se encuentra en plena transformación hacia la movilidad eléctrica, y que se ha visto afectado por los aranceles de Estados Unidos. Este sector es precisamente el que más se contrajo en el primer semestre, 12%.

Retroceso de principal economía europea preocupa a UE

Que la principal economía europea retroceda preocupa en la UE, dada su influencia en el resto de países. Recientemente la canciller Angela Merkel prometió más gasto público, una receta que fue duramente criticada por Berlín durante la crisis del Euro en los países del sur de Europa y que ahora parece contar con el beneplácito del Gobierno federal. No obstante, Alemania afronta la tormenta desde una posición ventajosa, con unas finanzas públicas saneadas y una tasa de desempleo se encuentra en mínimos históricos.

Imagen: Especial

En términos ajustados al calendario, la tasa de crecimiento anual se desaceleró a 0.4% en el segundo trimestre desde el 0.9% del primero, según la Oficina Federal de Estadísticas. Para 2019 en su conjunto, Berlín espera que el crecimiento caiga hasta un magro 0.5% frente al 1.5% del año previo.

El ministro de Economía, Peter Altmaier, dijo que las cifras son un toque de atención. “Estamos en una fase de debilidad económica, pero no estamos aún en recesión. Podemos evitarlo si adoptamos las medidas correctas”, afirmó al diario Bild.

Con información de El Mundo