Así debes dividir tu aguinaldo para no desperdiciarlo

Pagar deudas no es agradable y menos si lo haces con tu aguinaldo, pero te quitará un peso de encima
Fajo de billetes tras el pago del aguinaldo (Imagen: Especial)

Ya lo oliste y saboreaste el aguinaldo, tu garganta saliva como si en tu boca fluyera vino tinto. Los dedos de tu mano parecen electrificados, arden y mueren por tenerlo.

Te recomendamos: Esto puedes hacer si no te pagan el aguinaldo

Pero esta prestación que debe recibirla de tu patrón antes del 20 de diciembre de cada año y consiste en mínimo 15 días de salario diario, o bien la parte proporcional al tiempo efectivamente trabajado, es un dinero extra a tu sueldo.

El aguinaldo es tan tentador y esperanzador con el fin de conseguir regalos para la familia y amigos o adquirir un “gustito” pero también es una oportunidad para salir de tus deudas, hacer reparaciones al hogar y ahorrar.

Para planear una distribución correcta de dónde debe ir a parar tu aguinaldo, te presentamos los siguientes tips:

20% reparaciones en el hogar.

20% pago de deudas.

20% ahorro.

15% gastos personales.

15% regalos.

10% fondo de emergencia.

Deudas

Sabemos que pagar deudas no es un momento agradable y menos si tu aguinaldo servirá para eso, pero, es mejor quitarte un peso de encima y estar limpio y experimentar una preocupación menos.

Reparaciones

Las reparaciones en casa son necesarias y qué mejor momento si cuentas con aguinaldo, en muchas ocasiones es más barato dar mantenimiento cada año que hacer el gasto en arreglos mayores, y muchas de las labores las podemos hacer nosotros como: pintar la casa, cambiar ventanas, cambiar los baños o arreglar la cocina.

Ahorrar

Al ahorrar te debes fijar una meta con tal de determinar para qué queremos ahorrar, ya sea para vacacionar, pagar el enganche para un vehículo, cubrir la colegiatura de la escuela de los niños. Una opción es si tienes caja de ahorro en tu trabajo úsala, así ese extra estará trabajando y no tendrás la tentación de gastarlo si lo tienes en las manos.

El intercambio de billetes entre personas (Imagen: Especial)

Gustos culposos

Cubrir los gastos personales, no implica una inversión menor, puede ser la rasuradora que tanto has deseado, la sudadera de tu equipo favorito, antes de hacer el gasto compara precios en varios sitios o plazas comerciales y así podrás acceder a un regalo para ti o compartir con los que más quieres.