ANUNCIO

¿Cómo afecta a tu bolsillo estar enamorado de un mantenido?

La primera vez que salieron él era muy amable y pagaba los boletos del cine, pasaron las semanas y tú un buen día decidiste compartir los gastos. En las salidas...
Imagen: Una pareja con problemas para compartir los gastos, 1 de noviembre de 2019 (Imagen: Especial)
Una pareja con problemas para compartir los gastos (Imagen: Especial)

La primera vez que salieron él era muy amable y pagaba los boletos del cine, pasaron las semanas y tú un buen día decidiste compartir los gastos. En las salidas pagabas los pasajes y él los helados. Hoy, eso cambió y tú absorbes todos los gastos y pagas: helados, cine y pasajes porque “no traigo cambio”, “se me olvidó la cartera”, “al rato te doy”.

Años atrás era mal visto que las mujeres pagaran las cuentas de los hombres, y aunque en la actualidad ese panorama ha cambiado y las relaciones de pareja se convierten más equitativas desde la perspectiva económica, en la toma de decisiones, en las labores del hogar, en algunos casos se suele abusar más de la cuenta.

Imagen: Jóvenes enamorados en una cita, 1 de noviembre de 2019 (Imagen: Especial)

Jóvenes enamorados en una cita (Imagen: Especial)

Es de vital importancia mencionar que no está mal que las mujeres aporten o paguen el total de una cuenta ocasionalmente, alguna salida al cine, ir a comer, asistir a un bar, pagar el hotel, sin embargo, debe ser algo mutuo en lo que ambos aporten equitativamente, por ejemplo, si tú pagas el cine, ella paga las palomitas, si viven juntos y van al supermercado, él paga los productos para el aseo de la casa y tú compras aceite, y algunos comestibles, quizá la quince es larga y a ti te pagan por semana y tienes efectivo y deciden comprar una pizza y pagan entre los dos al poner la mitad. Esos son algunos escenarios, pero, cada caso dependerá de cada relación, explica Cultura Colectiva.

La problemática surge cuando no hay un equilibrio y uno es quien paga todas las cuentas, los gastos de la casa, y con el paso del tiempo parece ser normal, consideras la responsabilidad es de uno y ya y te deben compartir todo, a tal grado de que se aplique la frase: “lo tuyo es mío”. Cuando avanzan juntos debe existir compañerismo en las finanzas sanas, si le va mal a uno y absorbe todos los gastos de la relación se verán mermadas las finanzas de ambos por ello es recomendable mantener un equilibrio.

Pagar las cuentas a las “michas”

Lo ideal es que al salir a un sitio y comprar o pagar por un servicio para ambos que el pago de la cuenta sea equitativo y evitar que el peso de los gastos recaiga en uno solo.

Eres detallista y das regalos

Ere el único que da regalos, sin importa si son simbólicos o costosos pero buscas la forma de dar un detalle. El problema es que no recibes nada a cambio y tu bolsillo lo padece.

Se queja que no tiene trabajo

Le ayudas a conseguir trabajo, incluso le compartes tips, pero percibes que cuando tiene oportunidades de entrevistas de trabajo no asiste y no pone de su parte y solo espera su seguro de desempleo y que tú apoyes en solventar los gastos.

Brindas más dinero cuando salen de paseo

Siempre inviertes más, tu dinero es el que se esfuma y aunque parece que no te molesta y ganas los suficiente la otra persona se le hizo una costumbre y mientras tú continúes con ese rol y no se ponga un freno se seguirá diciendo “de aquí soy”.

Tiene dinero para salir a un bar con los amigos, pero contigo no

Constantemente dice que no tiene “ni un quinto, que no le han depositado, pero un día, te enteras que salió con sus amigos a un bar y él gastó lo que dice “no tener” cuando sale contigo, y tu enojo es claro que solo te ven como un signo de pesos.

Imagen: Reunión con amigos en un bar, 1 de noviembre de 2019 (Imagen: Especial)

Reunión con amigos en un bar (Imagen: Especial)

Le prestas dinero porque olvidó la cartera

El dinero que le prestaste para salir de un apuro no regresa es como un hoyo negro, nunca vuelve y esa situación es constante de aplicar la vieja confiable de olvidé la cartera o el monedero y es un ejemplo claro que no ayuda con los gastos de pareja y te genera incomodidad estar con un mantenido o una mantenida.

ANUNCIO