Aeronave supersónica comercial podrá ir de Londres a Nueva York en 3.5 horas

Apunta a convertirse en un 'Concorde' de próxima generación que alcanzará velocidades de 1.3 Mach
Imagen: Boom Supersonic

La empresa estadounidense Boom Supersonic presenta su prototipo de aeronave supersónica comercial capaz de ir de Londres a Nueva York en 3.5 horas.

El prototipo, de 22 metros de largo, solo tiene espacio para el piloto, mientras que en la versión comercial cabrían 44 pasajeros.

El elegante prototipo, llamado XB-1, apunta a convertirse en un ‘Concorde’ de próxima generación: alcanzará velocidades de 1.3 Mach utilizando tres motores J85-15 de General Electric, desarrollado para aviones militares.

Se prevé que se realice su vuelo inaugural el próximo año y, si tiene éxito, allanará el camino para que desde el 2029 se fabrican en aviones de serie, con capacidades de vuelo de Nueva York a Londres en 3.5 horas, en lugar de las habituales 7 horas de los aviones actuales al servicio de las aerolíneas, según Boom Supersonic.

El paso siguiente que se plantea Boom será el desarrollo de aeronaves Overture, 60 metros de largo, y diseñado para llevar a hasta 88 pasajeros.

Tendría una capacidad de hasta 88 pasajeros

Su objetivo es ofrecer para 2030, una aeronave con capacidad de 65 a 88 pasajeros “económicamente viable” que pueda volar a una velocidad máxima de Mach 2,2. El tiempo de vuelo entre Nueva York y Londres será de 3:30 en lugar de 7, entre Los Ángeles y Sydney será de 6:45 en lugar de 15 horas.

Mientras tanto, pese a la existencia de varios proyectos de aviones supersónicos comerciales y de conceptos como el de Virgin Galactic, en el mundo no existen aviones comerciales supersónicos en funcionamiento, después de que fue retira del servicio el último Concorde, la compañía Aerospace y British Aircraft Corporation, que opera en Air France y British Airways.

Los vuelos de los Concorde fueron terminados en el 2003 por razones económicas y tras el accidente del vuelo 4590 de Air France en 2000, que dejó 113 muertos poco después de despegar de París rumbo a Nueva York.

A pesar de llevar 17 años fuera de los cielos, mantiene un récord en vigor: el cruce transatlántico más rápido lo hizo a British Airways Concorde en 1996, que voló de Nueva York a Londres en un viaje de dos horas y 52 minutos.